¿cómo se manifiesta la desigualdad entre hombres y mujeres?

Ejemplos de desigualdades masculinas

La psicología de la salud laboral promueve la prevención de riesgos laborales interviniendo tanto en la organización como en la persona, pero también en la interfaz trabajo-familia. Busca la bondad de ajuste entre estas dimensiones para reducir los riesgos psicosociales en la salud laboral y, al mismo tiempo, mejorar la eficacia organizativa. El efecto de los estresores psicosociales en el trabajo no se queda en la esfera laboral, ya que se extiende también a la vida personal. Esta permeabilidad entre los ámbitos familiar y laboral ha producido que el conflicto trabajo-familia (CFT) sea uno de los riesgos psicosociales que más atención ha recibido durante los últimos años (Eby et al., 2005; Ammons y Kelly, 2015; French et al., 2017; Lapierre et al., 2017; Wayne et al., 2017; Carvalho et al., 2018). El WFC afecta negativamente tanto a la salud como a la vida en general, como el rendimiento y la satisfacción laboral dentro del contexto organizacional, pero también aumenta las tasas de conflicto y disminuye la satisfacción familiar. Desde esta perspectiva, y en un contexto de sociedad más tecnológica y digitalizada, la igualdad de género en el trabajo es una cuestión de suma importancia, que debe comenzar con una igualdad de género en el hogar. El objetivo de este estudio es comprobar si la desigual implicación en las tareas domésticas entre hombres y mujeres se asocia a un mayor CFM en las mujeres, y explicarlo en términos que integren los conocimientos de los estudios de género.

Datos sobre la desigualdad de género

En todo el mundo, encontrar un trabajo es mucho más difícil para las mujeres que para los hombres. Cuando las mujeres están empleadas, suelen trabajar en empleos de baja calidad y en condiciones vulnerables, y se prevén pocas mejoras en un futuro próximo.

LEER  ¿cómo se llama el libro que leen en la vida de adele?

La actual tasa mundial de participación de las mujeres en la población activa se acerca al 49%. Para los hombres, es del 75%. Es una diferencia de 26 puntos porcentuales, y algunas regiones se enfrentan a una brecha de más de 50 puntos porcentuales.

Aunque el empleo vulnerable está muy extendido tanto para las mujeres como para los hombres, las mujeres tienden a estar sobrerrepresentadas en ciertos tipos de empleos vulnerables: los hombres tienen más probabilidades de trabajar por cuenta propia, mientras que las mujeres tienen más probabilidades de ayudar en sus hogares o en los negocios de sus familiares.

Desde el punto de vista económico, la reducción de las diferencias de género en la participación de la población activa podría impulsar sustancialmente el PIB mundial. Las regiones con las mayores brechas de género verían enormes beneficios de crecimiento. Muchos países desarrollados también verían aumentar su crecimiento medio anual del PIB, lo que es significativo en tiempos de crecimiento económico casi nulo.

Discutir sobre la discriminación de género en la familia

Aunque la pobreza extrema ha disminuido drásticamente entre 1990 y 2015, en todas las regiones, la pobreza sigue siendo de género. A nivel mundial, las mujeres de entre 25 y 34 años tienen un 25% más de probabilidades que los hombres de vivir en la pobreza extrema. La mayoría de estas mujeres carecen de acceso a la protección social y a los servicios públicos que les proporcionarían vías sostenibles para salir de la pobreza.

Gracias a un mejor acceso a la atención a la maternidad, hoy mueren menos mujeres en el parto que hace 20 años. Sin embargo, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres siguen estando lejos de hacerse realidad. En 2019, 190 millones de mujeres en edad reproductiva de todo el mundo que querían evitar el embarazo no utilizaban ningún método anticonceptivo, lo que supone un aumento respecto a los 156 millones del año 2000. Impulsar las inversiones en protección social y servicios públicos con perspectiva de género, como la salud y la educación, es fundamental para cerrar estas brechas.

LEER  ¿qué influencia tiene la sexualidad en la adolescencia?

El poder y la toma de decisiones siguen estando abrumadoramente dominados por los hombres. La representación de las mujeres en los parlamentos se ha duplicado con creces desde el 11% de 1995, pero los hombres siguen ocupando las tres cuartas partes de los escaños. Los hombres también ocupan el 73% de los puestos directivos y son el 70% de los negociadores del clima. En las negociaciones de paz, las cifras son aún más sombrías. A pesar de las pruebas concluyentes de que cuando las mujeres participan en los procesos de paz formales, los acuerdos son más inclusivos y duraderos, las mujeres sólo representan el 13% de los negociadores de paz y el 4% de los firmantes.

Desigualdad de género en las estadísticas domésticas

A lo largo de los años, el mundo se ha acercado a la consecución de la igualdad de género. Hay una mejor representación de las mujeres en la política, más oportunidades económicas y una mejor atención sanitaria en muchos lugares del mundo. Sin embargo, el Foro Económico Mundial estima que habrá que esperar otro siglo para que la verdadera igualdad de género sea una realidad. ¿Qué es lo que impulsa la brecha entre géneros? He aquí 10 causas de la desigualdad de género:

En todo el mundo, las mujeres siguen teniendo menos acceso a la educación que los hombres. ¼ de las mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años no terminan la escuela primaria. Ese grupo constituye el 58% de las personas que no completan esa educación básica. De todos los analfabetos del mundo, ⅔ son mujeres. Cuando las niñas no reciben la misma educación que los niños, esto tiene un efecto enorme en su futuro y en el tipo de oportunidades que tendrán.

LEER  ¿qué significan las siglas cis?

Una de las causas de la desigualdad de género en el empleo es la división de los trabajos. En la mayoría de las sociedades, existe la creencia inherente de que los hombres están mejor equipados para realizar ciertos trabajos. La mayoría de las veces, esos son los trabajos mejor pagados. Esta discriminación se traduce en menores ingresos para las mujeres. Las mujeres también asumen la responsabilidad principal del trabajo no remunerado, por lo que, aunque participen en la mano de obra remunerada, tienen un trabajo extra que nunca se reconoce económicamente.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos