¿cuándo se creó el respeto a la diversidad?

8 maneras de respetar la diversidad cultural

La fuerza de la diversidad se pone en marcha cuando respetamos y valoramos las diferencias. La diversidad no es un programa o una campaña de marketing para reclutar personal, y pensar en la diversidad de esta manera la relega a sus orígenes impulsados por el cumplimiento. Una plantilla diversa es la savia de una empresa, y la diversidad de perspectivas y enfoques es la única forma de resolver cuestiones empresariales complejas y difíciles. Obtener el valor de la diversidad significa descubrir todo el talento, y eso significa crear un lugar de trabajo caracterizado por la inclusión.

La inclusión es un estado de ser valorado, respetado y apoyado. Se trata de centrarse en las necesidades de cada individuo y garantizar que se den las condiciones adecuadas para que cada persona alcance su máximo potencial.

Para liberar el potencial de la diversidad de la plantilla, es necesario establecer una cultura de inclusión. Debe ser una cultura que fomente una mayor integración de la mano de obra y dé vida a los potenciales de diversidad latentes; una cultura que se construya sobre bases normativas claras y que honre las diferencias y las similitudes del individuo, de uno mismo y de los demás. La diversidad consiste en equilibrar esta tensión natural en diferentes entornos organizativos y culturales.

cómo mostrar respeto por la diversidad

A menos que haya vivido bajo una roca, probablemente haya oído hablar de la diversidad en numerosos contextos, desde las relaciones interpersonales hasta el desarrollo organizativo. La conclusión es que vivimos en una sociedad global diversa, y cuanto antes nos demos cuenta del poder que hay en ello, antes podremos llegar a crear un futuro equitativo. Para afrontar adecuadamente este futuro equitativo e inclusivo, tenemos que saber dónde hemos estado, lo que significa echar un vistazo exhaustivo a la historia del campo de la diversidad, la equidad y la inclusión.

LEER  Quienes conforman la comunidad lgbt

La educación para la diversidad comenzó en la década de 1960 como una forma de combatir las tensiones raciales persistentes entre negros, morenos y blancos como resultado del movimiento por los derechos civiles, una coalición multirracial formada por afroamericanos, latinoamericanos y chicanos, asiáticos y nativos americanos. La esperanza era que la educación en la diversidad diera voz a la América antes silenciada. Mediante la integración de la diversidad en la lengua vernácula y el plan de estudios estadounidenses, y la demostración de la importancia duradera de la diversidad, los estadounidenses marginados decían por fin: «Estamos aquí, acostúmbrense».

diversidad cultural en el lugar de trabajo

El concepto de diversidad abarca la aceptación y el respeto. Significa comprender que cada individuo es único y reconocer nuestras diferencias individuales. Éstas pueden ser de raza, etnia, género, orientación sexual, estatus socioeconómico, edad, capacidades físicas, creencias religiosas, creencias políticas u otras ideologías. Es la exploración de estas diferencias en un entorno seguro, positivo y enriquecedor. Se trata de comprenderse mutuamente y de ir más allá de la simple tolerancia para abrazar y celebrar las ricas dimensiones de la diversidad que contiene cada individuo.

La diversidad es una realidad creada por individuos y grupos de un amplio espectro de diferencias demográficas y filosóficas. Es sumamente importante apoyar y proteger la diversidad porque al valorar a los individuos y grupos libres de prejuicios y al fomentar un clima en el que la equidad y el respeto mutuo son intrínsecos, crearemos una comunidad orientada al éxito, cooperativa y solidaria que extrae su fuerza intelectual y produce soluciones innovadoras de la sinergia de su gente.

qué es la diversidad

Llevamos décadas «respetando» la diversidad de boquilla con escasa recompensa para los afroamericanos. Para muchos de nosotros, este «respeto» ha sido lo «correcto», una manifestación de la aprensión a la evaluación, o nuestro miedo a cómo nos verán los demás (y a los castigos sociales que recibiremos) si expresamos algo en contra.

LEER  ¿cuántas dosis de la vacuna del vph son?

Los resultados sociales, económicos y políticos de este «respeto» a la diversidad son visibles en todas partes. Vaya a su restaurante favorito y vea con quién se sientan casi todos sus clientes: otros que se parecen a ellos.

Un amigo que trabajaba en una empresa tecnológica de Palo Alto experimentó este respeto de primera mano. Graduado afroamericano en Yale, no sentía que encajara en la cultura predominantemente masculina blanca y evitaba ir a los bares deportivos y de rock con sus compañeros de trabajo al final del día. Allí se hacían los tratos. Su elección estaba implícita: adaptarse a la cultura dominante o desvanecerse en el fondo. Al cabo de un año, se fue.

No basta con «respetar» la diversidad. En una cultura individualista como la de Estados Unidos -donde la mayoría de la gente se esfuerza por mostrar su singularidad en todas las facetas de su vida, incluida la forma de nombrar a sus hijos-, el respeto a la diversidad se interpreta como la valoración de los derechos individuales sin importar nada.

LEER  ¿qué es la equidad según la unesco?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos