¿cuántas personas no binarias hay en méxico?

Muxes

México (Estados Unidos Mexicanos) tiene un parlamento bicameral con el uso de cuotas voluntarias de los partidos y cuotas legisladas para la cámara baja/única y la cámara alta y a nivel subnacional. 250 de los 500 (50%) escaños de la Cámara de Diputados están ocupados por mujeres.

La Cámara de Diputados Federal se compone de 500 miembros, elegidos para un mandato de 3 años, 300 de los cuales se eligen en circunscripciones uninominales por voto plural, y los 200 miembros restantes se eligen por representación proporcional (RP) en cinco circunscripciones de 40 escaños. Los partidos políticos deben garantizar que al menos el 40% de los candidatos de las listas sean del mismo sexo. Esto se aplica tanto a las listas de candidatos para la elección por RP, como a los candidatos para las elecciones por circunscripción. Sin embargo, los partidos que eligen democráticamente a sus candidatos están exentos de estos requisitos del Código Electoral (Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, COFIPE, artículo 219).

Los partidos que no cumplan con los artículos 219 y 220 tendrán 48 horas para rectificar sus listas. Transcurrido este plazo, si siguen incumpliendo, los partidos serán amonestados públicamente por el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) y se les dará un plazo adicional de 24 horas para rectificar su lista. Finalmente, si pasan las 24 horas y el partido sigue incumpliendo la normativa de cuotas, sus listas electorales serán rechazadas por el IFE (COFIPE, artículo 221).

Muxe méxico

De hecho, numerosas comunidades indígenas de todo el mundo no confunden el género con el sexo, sino que reconocen un tercer género o más dentro de sus sociedades. Los individuos que se identifican como un tercer género tienen muchas veces posiciones visibles y socialmente reconocidas dentro de sus sociedades y a veces se piensa que tienen un poder único o sobrenatural al que pueden acceder debido a su identidad de género. Sin embargo, a medida que la influencia europea y las ideologías occidentalizadas comenzaron a extenderse y, en muchos casos, se impusieron a las sociedades indígenas, los terceros géneros disminuyeron, junto con muchas otras tradiciones culturales indígenas. No obstante, la creencia cultural y la aceptación de los géneros más allá de un sistema binario siguen existiendo en las sociedades tradicionales de todo el mundo. En muchos casos, estos individuos del tercer género representan tradiciones culturales continuas y mantienen aspectos de la identidad cultural dentro de sus comunidades.

LEER  Que es divercidad

Dentro de un marco ideológico occidental y cristiano, las personas que se identifican como un tercer género suelen considerarse parte de la comunidad LGBTQ. Esta clasificación en realidad distorsiona el concepto de un tercer género y refleja una cultura que históricamente sólo reconoce dos géneros basados en el sexo asignado al nacer -masculino o femenino- y cualquier persona que actúe fuera de las normas culturales para su sexo puede ser clasificada como homosexual, gender queer o transgénero, entre otras clasificaciones. En las sociedades que reconocen un tercer género, la clasificación de género no se basa en la identidad sexual, sino en la identidad de género y la espiritualidad.    Los individuos que se identifican con un tercer género cultural están, de hecho, actuando dentro de su norma de género/sexo.

Azteca no binario

En las culturas zapotecas de Oaxaca (sur de México), un muxe (también deletreado muxhe; [muʃeʔ]) es una persona asignada como varón al nacer que se viste y se comporta de forma asociada a las mujeres; puede ser visto como un tercer género[1][2].

Se cree que la palabra muxe deriva de la palabra española para «mujer», mujer.[3] En el siglo XVI, la letra x tenía un sonido similar a la «sh» (véase Historia de la lengua española § Desarrollo moderno de las sibilantes del español antiguo).

En contraste con la cultura mayoritariamente mestiza de México, en el Istmo de Tehuantepec predomina la población zapoteca, uno de los pueblos indígenas del país. Se dice que los muxes se enfrentan allí a una menor hostilidad que los homosexuales, los hombres afeminados y las mujeres trans en otros lugares de México. Un estudio estima que el 6% de los varones de una comunidad zapoteca del Istmo a principios de los años 70 eran muxe[4] Otras comunidades zapotecas, fuera del Istmo, tienen roles de tercer género similares, como los biza’ah de Teotitlán del Valle.

LEER  Que significan las siglas lgbttti

Algunos se casan con mujeres y tienen hijos, mientras que otros eligen a los hombres como pareja sexual o romántica[5]. Según la antropóloga Lynn Stephen, los muxe «pueden hacer ciertos tipos de trabajo femenino, como el bordado o la decoración de los altares domésticos, pero otros hacen el trabajo masculino de hacer joyas»[5][6].

Roles de género zapotecos

En las culturas zapotecas de Oaxaca (sur de México), un muxe (también deletreado muxhe; [muʃeʔ]) es una persona asignada como varón al nacer que se viste y se comporta de manera asociada a las mujeres; puede ser visto como un tercer género[1][2].

Se cree que la palabra muxe deriva de la palabra española para «mujer», mujer.[3] En el siglo XVI, la letra x tenía un sonido similar a la «sh» (véase Historia de la lengua española § Desarrollo moderno de las sibilantes del español antiguo).

En contraste con la cultura mayoritariamente mestiza de México, en el Istmo de Tehuantepec predomina la población zapoteca, uno de los pueblos indígenas del país. Se dice que los muxes se enfrentan allí a una menor hostilidad que los homosexuales, los hombres afeminados y las mujeres trans en otros lugares de México. Un estudio estima que el 6% de los varones de una comunidad zapoteca del Istmo a principios de los años 70 eran muxe[4] Otras comunidades zapotecas, fuera del Istmo, tienen roles de tercer género similares, como los biza’ah de Teotitlán del Valle.

Algunos se casan con mujeres y tienen hijos, mientras que otros eligen a los hombres como pareja sexual o romántica[5]. Según la antropóloga Lynn Stephen, los muxe «pueden hacer ciertos tipos de trabajo femenino, como el bordado o la decoración de los altares domésticos, pero otros hacen el trabajo masculino de hacer joyas»[5][6].

LEER  Que diferencia hay entre un hombre y una mujer

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos