¿que bailaba joséphine baker?

¿que bailaba joséphine baker? online

la conga blicoti

Nacida en Saint-Louis (Missouri) y fallecida en París, la que tuvo dos amores, su país y París, entrará en el Panteón el 30 de noviembre de 2021. Se convertirá así en la primera mujer negra en ingresar en este templo republicano. La oportunidad de (re) descubrir el extraordinario destino de esta extraordinaria artista, que fue espía, activista, actriz y cantante. Una vida ajetreada, en definitiva…

Nacida como Freda Josephine McDonald, en Saint Louis, Missouri (Estados Unidos), su verdadera filiación sigue siendo hoy incierta. Su padre oficial, Eddie Carson, abandonó a la familia un año después de su nacimiento. Criada en la pobreza, y con rigor, fue colocada a los 8 años como sirvienta en una familia blanca. Maltratada, huyó y comenzó a aprender a bailar en las calles de la negra Saint-Louis, inspirada por la escena del jazz y el blues afroamericano que se extendía por todo el país, incluida Kansas City, a unos 400 km de su ciudad natal, era uno de los bastiones.

A los 12 años, Josephine había dejado la escuela, dormía en cajas y trataba de ganarse la vida como bailarina callejera. En febrero de 1920, con 13 años entonces, se casó por primera vez. Una unión que sólo duró un año. Volvió a casarse a los 15 años con William Howard Baker, del que se separó dos años después para seguir su carrera en París. No obstante, conservará su nombre. Josephine McDonald se convierte en Josephine Baker

LEER  ¿cuál es la edad en que la mujer es más activa sexualmente?

josephine bakeranimadora francesa

Nació como Jean-Claude Julien Léon Tronville, de padres solteros, en Dijon en 1943, y a los 14 años, trabajando como botones, partió hacia París, donde conoció a Josephine Baker, animadora, activista y agente de la Resistencia francesa.

Baker acogió al joven como una adición no oficial a los 12 hijos adoptados de su «tribu del arco iris» huérfana,[2] que incluía a Jean-Claude Bouillon-Baker (a menudo se confunden ambos). Él, a su vez, adoptó su nombre y, como showman en ciernes, fomentó su carrera.

la locura del día

Cuando Freda J. McDonald nace en un barrio marginal de Saint Louis en 1906, es impensable que se convierta en la primera superestrella afroamericana que conquista el mundo como Josephine Baker. Hija ilegítima de una lavandera, sus posibilidades de revertir las leyes de segregación racial son escasas. Sin embargo, Baker nunca se ciñe a las reglas; siempre hace lo suyo.

En 1928, tras dos años de éxito en París, Baker inicia su primera gira por Europa con grandes expectativas. Sin embargo, sus triunfos siempre van acompañados de polémica. En Viena, la primera parada de su viaje, Baker es omnipresente: los carteles que anuncian su segunda película La Revue des Revues muestran a la Baker casi desnuda con perlas y joyas de plumas por toda la ciudad. El cartel de su revista Black and White no es menos revelador. Viena no es París, y la cultura del entretenimiento del Music Hall sigue siendo completamente ajena a la ciudad, lo que provoca la agitación de los conservadores culturales: Los círculos católicos se movilizan incluso antes de que Baker llegue a Viena. Cuando llega su tren desde París, las campanas de la iglesia Paulanerkirche repican para advertir a la población del «Diablo Negro»[1] Sin embargo, una multitud imperturbable se reúne para vitorear con entusiasmo la llegada de Baker al andén de la estación de tren. Las autoridades también se muestran ambiguas: por un lado, a Baker se le promete protección policial durante su estancia en Viena, por otro, al Teatro Ronacher no se le permite proyectar la anunciada revista.

LEER  ¿cuál es la importancia de la diversidad de la sociedad?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos