¿qué es el líquido que sale del clítoris?

Qué es el líquido blanco que sale de una mujer

La relación con nuestro cuerpo, y cómo lo entendemos, cambia con el tiempo. Desde que nacemos, empezamos a aprender y explorar nuestro cuerpo y cómo utilizarlo. También empezamos a notar lo diferente que es nuestro cuerpo del de otras personas, y cómo cada cuerpo es diferente. A veces recibimos mensajes de los cuidadores, los medios de comunicación o los compañeros sobre el cuerpo, algunos de ellos verdaderos y otros falsos.

La relación con nuestro cuerpo puede ser compleja y puede incluir una mezcla de sentimientos positivos y negativos. Nuestras experiencias personales en el mundo afectan a la forma en que entendemos nuestro cuerpo; por ello, podemos tener sentimientos complicados sobre nuestra propia autoaceptación y autoexpresión.    Por ejemplo, es posible que hayamos recibido mensajes de nuestros cuidadores de que un determinado tipo de cuerpo es más valioso que otro. Puede que hayamos visto anuncios que avergüenzan ciertos cuerpos y resaltan otros. Tal vez hayamos escuchado el mensaje de que la diversidad es buena y valiosa. Estos diferentes mensajes y experiencias pueden tener un gran efecto en cómo vemos nuestros propios cuerpos.

Liberación de fluidos femeninos llamada

El clítoris (/klɪtərɪs/ (escuchar) o /klɪˈtɔːrɪs/ (escuchar)) es un órgano sexual femenino presente en mamíferos, avestruces y un número limitado de otros animales. En los humanos, la parte visible -el glande- se encuentra en la unión frontal de los labios menores (labios internos), por encima de la abertura de la uretra. A diferencia del pene, el homólogo masculino (equivalente) al clítoris, no suele contener la porción distal (o abertura) de la uretra y, por tanto, no se utiliza para orinar. En la mayoría de las especies, el clítoris carece de cualquier función reproductiva. Aunque pocos animales orinan a través del clítoris o lo utilizan con fines reproductivos, la hiena manchada, que tiene un clítoris especialmente grande, orina, se aparea y da a luz a través de este órgano. Otros mamíferos, como los lémures y los monos araña, también tienen un clítoris grande[1].

LEER  ¿qué es la homosexualidad según la real academia española?

El clítoris es la zona erógena más sensible de la mujer humana y, por lo general, la principal fuente anatómica de placer sexual de la mujer humana[2]. En los seres humanos y otros mamíferos, se desarrolla a partir de una excrecencia en el embrión llamada tubérculo genital. Inicialmente indiferenciado, el tubérculo se convierte en un pene o en un clítoris durante el desarrollo del sistema reproductivo, dependiendo de la exposición a los andrógenos (que son principalmente hormonas masculinas). El clítoris es una estructura compleja, y su tamaño y sensibilidad pueden variar. El glande (cabeza) del clítoris humano tiene aproximadamente el tamaño y la forma de un guisante y se calcula que tiene unas 8.000 terminaciones nerviosas sensoriales[3].

Líquido cervical

Jane Chalmers no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

El punto G es una supuesta zona muy erógena de la vagina que, cuando se estimula, puede provocar una fuerte excitación sexual y un orgasmo. Aunque el concepto de orgasmo vaginal existe desde el siglo XVII, el término punto G no se acuñó hasta la década de 1980. El punto G debe su nombre a Ernst Grafenberg, un ginecólogo alemán, cuyas investigaciones en la década de 1940 documentaron esta región sensible dentro de la vagina en algunas mujeres.

La controversia que rodea al punto G se debe a que no hay consenso sobre lo que es el punto G, y aunque algunas mujeres pueden llegar al orgasmo mediante la estimulación del punto G, otras lo encuentran increíblemente incómodo.

LEER  ¿qué es la sexualidad y cuáles son sus características?

El punto G se encuentra en la pared anterior de la vagina, a unos 5-8 cm por encima de la abertura de la vagina. Es más fácil de localizar si la mujer se tumba de espaldas y hace que otra persona introduzca uno o dos dedos en la vagina con la palma hacia arriba. Con un movimiento de «ven aquí», el tejido que rodea la uretra, llamado esponja uretral, comenzará a hincharse.

Secreción de fluidos femeninos

El flujo vaginal normal contiene células de la piel de la vagina, bacterias, mucosidad y líquido que proceden de la vagina y el cuello uterino, que es la estrecha abertura del útero. Este flujo te protege de las infecciones vaginales y del tracto urinario (ITU) y ayuda a lubricar tus delicados tejidos.

¿Pero cómo puedes saber si tu flujo es normal? Lo más probable es que si algo no se ve, se siente o huele bien, lo mejor es consultar a su ginecólogo, dice la especialista en salud femenina Jackie Moore, DNP, WHNP-BC, de Women’s Health Partners y Summerville Medical Center en Carolina del Sur. Teniendo esto en cuenta, esta es la guía para el flujo vaginal: cuándo esperarlo, qué aspecto debe tener y cuándo preocuparse.

Después de que el sangrado menstrual se detiene, el flujo vaginal vuelve a tener una consistencia blanca parecida a la del moco y puede ser más abundante después de realizar actividades como el ejercicio. Después, hacia la mitad de la ovulación, el flujo cambiará a un color más claro y tendrá el aspecto de una clara de huevo. La consistencia de este flujo será elástica y a veces puede gotear en el inodoro, dice Moore. «Este flujo es perfectamente normal: es la forma que tiene la naturaleza de permitir el embarazo».

LEER  ¿cuáles son los miembros de la comunidad?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos