¿quién es el autor no hay camino para la paz la paz es el camino?

No hay camino a la felicidad, la felicidad es el camino

Estas palabras de A. J. Muste me han acompañado desde que las escuché por primera vez a mediados de los años sesenta. En aquel momento, su afirmación pretendía disipar el gigantesco mito de que la acumulación de armas nucleares de la Guerra Fría servía como fuerza eficaz de mantenimiento de la paz para el mundo. Muste contrarrestó esta ideología señalando que el único camino hacia una paz verdadera y duradera vendrá a través de nuestras propias acciones diarias de pacificación.

Estas palabras siguen siendo válidas para mí, ya que en el Comité para la Infancia nos esforzamos por hacer nuestra parte en la construcción de un mundo mejor y más pacífico para los niños a través del aprendizaje socio-emocional. Hace tiempo que creo que, puesto que el aprendizaje socioemocional desempeña un papel central en la misión de nuestra organización, ¿no deberían la empatía, el respeto y la resolución prosocial de problemas ser también fuerzas vivas y palpables en nuestras relaciones en el lugar de trabajo? ¡Imagínese mi alegría, entonces, cuando me enteré de que el Comité para los Niños fue clasificado como finalista «Mejor Lugar de Trabajo» en nuestro estado por segundo año consecutivo!

Muchas empresas de nuestra región consiguen el estatus de mejor lugar de trabajo ofreciendo ventajas de gran valor al personal: barra de café expreso gratuita, comida gourmet, tarjetas de regalo y otros elementos tangibles. Aunque me encantaría colmar de regalos a nuestro esforzado personal, el Comité para la Infancia es una organización sin ánimo de lucro con recursos limitados (al igual que las escuelas a las que servimos), por lo que hemos aprendido a centrarnos en los valores y las acciones que contribuyen a crear un entorno de trabajo positivo y saludable. Me refiero a acciones como tratar a los demás con justicia y respeto; agradecer el trabajo bien hecho; abordar directamente los problemas interpersonales; hacer que esté bien decir «no sé», «necesito ayuda» o «¿necesitas ayuda con eso?»; acordarse de reír; y lo más importante de todo, mantener las líneas de comunicación abiertas, incluso (¡especialmente!) cuando los tiempos son difíciles. Aunque estamos lejos de ser perfectos, el esfuerzo que hacemos para crear un entorno de trabajo positivo tiene grandes recompensas.

LEER  ¿qué es el control social institucionalizado?

Objetivos de la educación para la paz

A. J. Muste (8 de enero de 1885 – 11 de febrero de 1967) fue un clérigo estadounidense de origen holandés que acabó convirtiéndose en cuáquero, pacifista cristiano, socialista y activista social implicado en los movimientos obrero y de derechos civiles de Estados Unidos.

En un día así, el pacifista no está presumiblemente absuelto de predicar a los rebeldes que ellos también cosecharán lo que sembraron; pero seguramente no de forma que deje a los opresores a salvo en su posición, no a costa de predicarles con toda severidad que «los juicios del Señor son verdaderos y justos en su totalidad».

Dé un ejemplo de paz que no sea real lo que falta

Abraham Johannes Muste (/ˈmʌsti/ MUS-tee; 8 de enero de 1885 – 11 de febrero de 1967) fue un clérigo y activista político estadounidense nacido en Holanda. Se le recuerda sobre todo por su labor en el movimiento obrero, el movimiento pacifista, el movimiento antibélico y el movimiento por los derechos civiles.

Muste nació el 8 de enero de 1885 en la pequeña ciudad portuaria de Zierikzee, Zelanda, en el suroeste de los Países Bajos. Su padre, Martin Muste, era un cochero que conducía para una familia que formaba parte de la nobleza hereditaria de Zeeland[1] Con sus perspectivas económicas limitadas en los Países Bajos, Martin decidió seguir a cuatro hermanos de su esposa, Adriana, y emigrar a América. Hicieron el viaje transatlántico como pasajeros de tercera clase en enero de 1891[2].

La madre de Muste enfermó a bordo del barco y permaneció hospitalizada durante un mes en Ellis Island tras la llegada de la familia[3]. Tras su recuperación, la familia se dirigió al oeste, a Grand Rapids, Michigan, donde los cuatro hermanos de Adriana trabajaban en una variedad de pequeños negocios[2].

LEER  ¿cómo se le llama a una mujer bombero?

La familia asistía a los servicios de la Iglesia Reformada Holandesa de Grand Rapids, una congregación calvinista en la que los servicios religiosos se celebraban en holandés. Su propia existencia era un testimonio de la cantidad de inmigrantes holandeses que había en la zona[4]. También se prohibía cantar música profana y ver representaciones teatrales[5].

Cómo ser un canal de paz en la familia

En 1957, Abraham Johannes (A.J.) Muste se sentó a escribir su autobiografía. Si la hubiera terminado, el libro habría estado sin duda lleno de los amigos y conocidos que hizo entre los diversos trabajadores, intelectuales, predicadores, activistas, pecadores y santos que conoció a lo largo de los setenta y dos años que pasó en la Tierra. Habría contado la historia de un predicador intelectual calvinista que se transformó en un líder obrero revolucionario, antes de transformarse finalmente en un profeta radical del pacifismo cristiano. Pero nunca terminó el libro. Muste era un hombre ocupado, y siempre había un mundo que necesitaba ser redimido. Cuando murió diez años después, decenas de dolientes, desde Nueva York hasta Tanzania y Hanoi, saludaron la pérdida de una de las mentes más brillantes y los espíritus más incansables que habían animado a la izquierda inconformista. La historiadora Leilah Danielson intenta completar el trabajo que Muste no hizo.

Resulta muy útil ver el relato de Danielson como una historia intelectual disfrazada de biografía. Muste mezcló el idealismo cristiano con un pragmatismo nacido de la experiencia de un activista. A medida que su pensamiento evolucionó durante su larga vida, también desarrolló una visión casi profética de un mundo cristiano pacífico. Danielson, de manera importante, también utiliza la historia de Muste como una lente sobre la izquierda (en su mayoría radical) desde los progresistas de principios del siglo XX hasta la «Nueva Izquierda» antibélica de los años sesenta.

LEER  ¿qué es un beso en seco?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos