Vestidos aire andaluz

Cultura del vestido en españa

El traje de flamenca o traje de gitana[1] es el vestido que tradicionalmente llevan las mujeres en las Ferias de Andalucía, España. Hay dos formas: una que llevan las bailarinas y otra que se usa como traje de día.

El vestido de día se ciñe al cuerpo hasta la mitad del muslo y continúa con múltiples capas de volantes hasta el tobillo. Las interpretaciones modernas de este estilo son difíciles de caminar, por no hablar de bailar. Por ello, la versión de las bailarinas se ensancha desde la parte superior de la cadera para permitir la libertad de movimiento.

Ambas versiones están adornadas con capas de volantes tanto en la falda como en las mangas. El vestido suele ser de colores brillantes, normalmente en negro, rojo o y puede ser liso o estampado, siendo el más famoso el traje de lunares[2].

Tradicionalmente, el traje se completa con un mantón de Manila sobre los hombros. La bailarina tradicional también lleva el pelo recogido en un moño adornado con flores, y quizás una peineta decorativa.

El traje se atribuye a los gitanos, pero en la actualidad se considera típicamente andaluz. El traje se originó a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando las vendedoras vestidas con modestas batas de percal adornadas con volantes acudían a las ferias junto con los comerciantes de ganado. Con el tiempo, las mujeres de las clases acomodadas copiaron estos trajes. Desde la Exposición de Sevilla de 1929, el traje de flamenca se convirtió en el traje oficial del evento[3].

LEER  Fundacion triangulo madrid

Nombre del vestido español

Los farthingales eran faldas de aro en forma de campana hechas con hueso de ballena, tela e intrincadas jaulas de alambre bajo la ropa de las mujeres. Este estilo era engorroso para las mujeres del Renacimiento y les llevaba horas vestirse. La vestimenta tradicional española estuvo muy influenciada por la cultura morisca, que dominó parte de la Península Ibérica desde el año 711 hasta su expulsión en 1492. La cultura morisca popularizó los ricos bordados con la introducción del uso de joyas (a menudo en forma de botones) y de perfumes, así como de fajas y cuellos pesados.

El color negro se hizo popular para eventos especiales y tanto hombres como mujeres llevaban pesados collares de oro con piedras preciosas. La ropa en España solía estar hecha de tejidos ricos y pesados y decorada con hilos de oro o plata. Pero estos estilos españoles no evolucionaron con los rápidos cambios de los tiempos. Como resultado, la moda tradicional española acabaría quedando desfasada y dando paso al dominio francés. Ciudades como París fueron más innovadoras y comenzaron a liderar la moda europea del siglo XVII.

Maxivestido a la española

La forma de vestir en España es algo diferente a lo que muchos estudiantes americanos están acostumbrados en Estados Unidos. Los hombres y mujeres españoles suelen tener un gusto más «europeo» por la moda, y la comodidad suele tener menos importancia.

En los meses más fríos de otoño e invierno, las mujeres españolas llevan pantalones y vaqueros. En los meses de otoño e invierno, el atuendo típico de un hombre español puede consistir en pantalones de lana o vaqueros, con camisas abotonadas rematadas con un jersey, y zapatos de vestir o zapatillas deportivas. En primavera y verano, los hombres suelen llevar pantalones ligeros de algodón o bermudas con camisas de algodón o polo y sandalias, zapatos de vestir o zapatillas de deporte. A los adolescentes les gusta la ropa de diseño y la apariencia es muy importante para ellos. Los hombres españoles más maduros visten de forma conservadora y generalmente con estilo.

LEER  ¿cómo hacer un affaire?

Tanto si piensa estudiar en Sevilla durante el semestre de otoño, el de primavera o ambos, tendrá que llevar ropa ligera y también ropa de abrigo. Para el invierno y la temporada de lluvias (de noviembre a marzo) le será muy útil un paraguas. Si bien no es necesario un abrigo pesado, del tipo que se asocia a los leñadores de Minnesota, debería traer consigo un abrigo o una chaqueta cálida, un par de guantes y algunos jerséis.

Traje de flamenca

El clima español se ha prestado al cultivo de una amplia gama de materias primas para la producción textil, y las habilidades en la producción artesanal se han nutrido durante mucho tiempo. La industrialización, aunque temprana, se retrasó con respecto a la del norte de Europa, y la producción en masa de prendas de vestir no se inició gradualmente hasta el siglo XX. En la Edad Media, la lana de las llanuras de Castilla era muy apreciada en el país y se exportaba ampliamente; el lino (para linos finos y no tan finos) crecía abundantemente en el clima húmedo de Galicia, y los moros enriquecieron Andalucía y Valencia introduciendo la sericultura y el tejido de la seda. A partir del siglo XVI, las colonias españolas suministraron tintes exóticos, que proporcionaron los rojos más brillantes y los negros más profundos, colores que aún conforman la paleta española en los trajes eclesiásticos, regionales y de moda. La tejeduría estaba bien establecida en la Edad Media, mientras que el tejido de punto llegó en el siglo XIII, posiblemente introducido en Europa por los moros a través de Andalucía. España se mecanizó durante el siglo XIX, mientras que habilidades como el bordado y la marroquinería sobrevivieron como artesanías preciadas hasta nuestros días.

LEER  ¿cómo se sabe si un perro es feliz?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos