Como identificar a un gay

Las 10 mejores formas de identificar a los hombres gay

Aunque siempre he querido tener este particular poder sobrehumano, nunca he sido muy bueno detectando la orientación sexual de otros hombres. Sin embargo, los resultados de un estudio reciente publicado en el Journal of Experimental Social Psychology sugieren que puedo estar subestimando mis capacidades de gaydar.

El estudio de enero de 2008 investigó la capacidad de las personas para identificar a los hombres homosexuales sólo a partir de imágenes de sus rostros. En un experimento inicial, los investigadores Nicholas Rule y Nalini Ambady, de la Universidad de Tufts, examinaron sitios de citas en línea y seleccionaron cuidadosamente 45 rostros de hombres heterosexuales y 45 rostros de hombres homosexuales. Todas estas fotos se ajustaron a la orientación (sólo se utilizaron los rostros que se mostraban de frente) y a las alteraciones faciales (ninguna de las imágenes contenía joyas, gafas o vello facial). Para controlar el contexto, las caras también se cortaron y pegaron sobre un fondo blanco para el estudio. Estas 90 caras se mostraron a 90 participantes en orden aleatorio, a los que se les pidió simplemente que juzgaran la «probable orientación sexual» del objetivo (gay o heterosexual) pulsando un botón. Sorprendentemente, todos los participantes (tanto hombres como mujeres) obtuvieron una puntuación superior al azar en esta tarea de gaydar, identificando correctamente las caras gay. Y lo que es aún más sorprendente, la tasa de precisión fue igual de buena cuando las imágenes se expusieron a un ritmo rápido de sólo 50 milisegundos, lo que no ofrecía a los participantes la oportunidad de procesar conscientemente la foto.

¿pueden un hombre gay y una mujer heterosexual tener un matrimonio feliz?

Como presencia en el mundo -un cuerpo que cuelga de una correa del metro o que se mete en un ascensor, una figura que cruza la calle- no soy ni marcadamente masculino ni notablemente afeminado. Tampoco se me suele percibir como andrógino, ni con mi uniforme de Diesel y botas, ni siquiera cuando era más joven y me gustaban los pendientes colgantes y los brillantes Jack Purcells. Pero la mayoría de la gente me percibe inmediatamente (correctamente) como gay. Sólo hace falta una mirada para que mi verdad sea evidente. Lo sé por los extraños que consideran a los homosexuales lo suficientemente ofensivos como para provocar un comentario -llamadas de gato desde las ventanillas de los taxis, por poner un ejemplo reciente-, así como por los innumerables compromisos sociales casuales en los que la gente asume fácilmente mi orientación, sin necesidad de un sensible gaydar. No estoy tan fuera del armario como «evidente», para usar la frase de Quentin Crisp, aunque al ser de una generación más joven, no puedo suscribir su creencia de que es una especie de desfiguración que requiere un enjuague de lavanda para el cabello.

LEER  Barrio gay londres

Una vez puse un anuncio personal en el que me describía como «gay-activo/de apariencia gay», en parte como una burla a mis compañeros que prefieren que se les considere «str8», pero sobre todo porque es lo que soy. Tal vez una mejor manera de expresarlo hubiera sido «tercer sexo», la categoría que propuso el sexólogo alemán Magnus Hirschfeld hace 100 años. La etiqueta cayó en descrédito, pero últimamente varios investigadores de renombre en el campo de la orientación sexual la han revivido basándose en un amplio conjunto de nuevas investigaciones que demuestran que la mayoría de nosotros, ya seamos top o bottom, butch o femme, o algo intermedio, compartimos una especie de alteridad física que nos sitúa en nuestro propio cuadrante de la matriz de género, más parecidos unos a otros que no. Sea lo que sea esa alteridad, parece salir de algún lugar profundo de nosotros. La mayoría de las veces desafía nuestros esfuerzos por disimularla. A eso nos referimos con el gaydar, no a la habilidad del espectador sino a los signos reveladores que la mayoría de los gays proyectan, el conjunto de rasgos que nos hacen inconfundibles.

Beefcake: los hombres homosexuales y el cuerpo bello (ucl)

Junio es el #Pridemonio. Es el mes más colorido del año ya que se celebra el orgullo LGBTQ+. La bandera RAINBOW es muy utilizada pero no es la única bandera con la que la gente de la comunidad conecta. ¿Sabías que hay más de 20 banderas del orgullo diferentes? Martin Granic, embajador de la red interna LGBTQ+ del Grupo Volvo, llamada V-EAGLE, nos cuenta lo que representan.

LEER  ¿cómo se llama la aplicación de gay?

Todo el mundo tiene su historia personal y su razón para usar una bandera del orgullo. Para algunos es un sentimiento de pertenencia, para otros puede ser una forma de salir del armario y para otros es una forma de mostrar su apoyo a la comunidad LGBTQ+. Todo empezó en 1977…

Fue creado en 1977 por Gilbert Baker, un artista, activista y veterano militar abiertamente gay. Encargado por Harvey Milk, una figura histórica en la lucha por los derechos LGBTQ, de crear una bandera para la comunidad queer, Baker creó una bandera arco iris con ocho colores diferentes.

El rosa intenso no se incluyó en la fabricación de estas banderas, porque la tela era difícil de encontrar. La demanda de la bandera empezó a aumentar tras el asesinato del supervisor gay de la ciudad de San Francisco, Harvey Milk, el 27 de noviembre de 1978.

Un hombre gay adivina la orientación sexual de la gente | alineación | corte

La gente habla del ‘gaydar’ como la capacidad de determinar si alguien es gay basándose en su intuición sobre la persona. Se trata de casos en los que la gente hace inferencias sobre los intereses sexuales de los demás en respuesta a una información mínima, como la forma en que alguien se viste, camina o habla.

El Dr. Nicholas Rule, psicólogo social de la Universidad de Toronto, publicó a principios de este año un artículo en Archives of Sexual Behavior en el que revisaba la literatura científica acumulada sobre este tema. A continuación se exponen las principales conclusiones de su análisis.

Conclusión: Las investigaciones realizadas hasta la fecha sugieren que la idea del gaydar tiene algo de cierto en el sentido de que las personas parecen ser capaces de determinar intuitivamente la sexualidad de los demás a niveles superiores a la casualidad en respuesta a una serie de indicios. Al mismo tiempo, sin embargo, el gaydar es claramente una herramienta imperfecta, y una que no parece necesariamente sensible al amplio espectro de sexualidades que existen.

LEER  Cuantos gays hay en españa

El Dr. Justin Lehmiller es un educador premiado y un prolífico investigador y académico. Ha publicado artículos en algunas de las principales revistas sobre sexo y relaciones, ha escrito dos libros de texto y produce el popular blog Sex & Psychology. Los temas de investigación del Dr. Lehmiller incluyen el sexo casual, las fantasías sexuales, la salud sexual y los amigos con beneficios.  En la actualidad, es director del programa de posgrado en psicología social y profesor adjunto de psicología social en la Ball State University.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos