Como ayudar a una persona a definir su sexualidad

Definición de sexualidad psicológica

Esta toma de conciencia tomó la forma de una actualización de estado a medio escribir, relacionada con el dolor de cuello que había estado experimentando. Para recalcar la gravedad de mi lesión, me refería a mi incapacidad para salir con «chicas guapas».

En mi opinión, la falta de compromiso de Leo Varadkar con la vida nocturna gay, junto con su decisión de no gritar su sexualidad a los cuatro vientos, no estaba, en mi opinión, a la altura del comportamiento que yo asociaba entonces con los homosexuales que salían del armario con orgullo.

Sin embargo, con el paso de las semanas, me encontré pensando en la declaración de nuestro ministro y en lo que significaba para mí. Después de todo, ¿no era yo un escritor, un ávido aficionado a las novelas de suspense, por no mencionar que era un poco friki de la informática? ¿Era realmente mi orientación sexual lo único por lo que quería ser conocido?

Lo irónico es que no hace mucho tiempo, ser percibida como lesbiana por mis compañeros era mi idea del Armagedón. De hecho, entre los 12 y los 18 años, negaba enérgicamente cualquier «acusación» de que me atrajeran las mujeres.

Al vincular todos los aspectos de mi vida -la música, las salidas nocturnas y el sentido de la moda- con el factor G, básicamente sólo estaba consolidando la división que a veces ya existe entre la comunidad gay y la heterosexual, por no hablar de que alimentaba los estereotipos: que los gays tienen una especie de «estilo de vida» alternativo.

LEER  ¿cómo se vive la igualdad de género en la sociedad?

Cuál es la importancia de la sexualidad humana

La sexualidad puede desempeñar un papel importante en la identidad y el sentido de uno mismo. La sexualidad suele referirse a la orientación o preferencia sexual de una persona. Tu orientación sexual es la persona por la que te sientes emocional, mental y físicamente atraído. Puede ser una orientación del mismo sexo (homosexual), hombre-mujer (heterosexual) o bisexual (la mayoría de los géneros). Puedes considerarte gay, lesbiana, bisexual, heterosexual, pansexual (te atraen las personas independientemente de su identidad de género), o puedes no estar seguro de tu sexualidad.

La sexualidad también puede referirse a la capacidad de una persona para tener sentimientos sexuales. Más que la necesidad de reproducirse, el impulso sexual es una parte importante de la expresión emocional humana y de la conexión profunda con el otro. No está claro si nuestra sexualidad es el resultado de factores genéticos u hormonales, de nuestra infancia y crianza, o de la sociedad y cultura en la que crecemos. Sin embargo, explorar tu sexualidad es normal, saludable y profundamente personal.

Muchas personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) viven vidas felices y gratificantes, con una aceptación cada vez mayor. Sin embargo, no todo el mundo tiene la misma experiencia. Algunas personas pueden experimentar un menor bienestar mental debido a la estigmatización, la discriminación, la violencia y la exclusión.

Cómo expresar tu sexualidad

Ser adolescente puede ser confuso. No sólo tu cuerpo está experimentando cambios físicos, sino que también estás aprendiendo a construir tu propia identidad y a navegar por tu forma de relacionarte con el mundo. La sexualidad es una parte importante de ese viaje personal. Pero saber dónde te identificas en el espectro de la sexualidad no siempre es fácil.

LEER  ¿qué es el sexo y el género según la oms?

«El cuestionamiento es un proceso natural», afirma Dorothy Espelage, psicóloga educativa y profesora de educación en la Universidad de Carolina del Norte. «Los adolescentes pueden descubrir que se sienten atraídos por ambos sexos o por ninguno, pero hay que recordar que la adolescencia es una época en la que no necesariamente quieren ser encasillados porque no siempre se ven representados en las categorías tradicionales de heterosexual, gay, lesbiana o bisexual».

Para algunos adolescentes, cuestionar su identidad sexual puede ser como vivir en el limbo. Cuando se enfrentan al deseo instintivo de pertenecer a algún sitio, puede ser estresante averiguar por sí mismos cuál es su posición en la sociedad. Los adultos en sus vidas pueden ayudarles a navegar por esta experiencia creando un espacio saludable para que exploren sus preguntas de forma segura y validando lo que están viviendo.

Cuestionar la sexualidad en una relación

En Park City (Utah), los estudiantes hacen cola en un instituto local para conseguir sus casilleros para el semestre. Los clubes extracurriculares han colocado mesas para atraer a nuevos miembros. Es sólo mediodía, pero la Alianza Gay-Hetero, un grupo con puestos de avanzada en una cuarta parte de los centros de secundaria estadounidenses, ya tiene 47 nombres en su hoja de inscripción. Sentados detrás de montones de grullas de papel con los colores del arco iris -un artículo de moda para recaudar fondos-, los líderes del grupo están contando las diferentes etiquetas de identidad que han encontrado. Por supuesto, hay lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Pero hay más. Muchas más. «Hay gente que es pan», dice la presidenta del club, Grace Mason, de 17 años, que quiere decir pansexual. También hay aromáticos, asexuales, genderqueer, two-spirit y así sucesivamente.

LEER  ¿qué género considera que hombres y mujeres tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones en el hogar y en la sociedad?

Los jóvenes hiperindividuales de todo Estados Unidos están poniendo en entredicho la idea de que, cuando se trata de género y sexualidad, sólo hay dos opciones para cada uno: hombre o mujer, gay o heterosexual. Estos aspectos de la identidad -el sentido de ser hombre o mujer, por ejemplo, y hacia quién se siente uno atraído física o románticamente- son distintos. Pero están relacionados y, juntos, están experimentando un gran cambio, ya que cada vez más personas dicen que no son ni una cosa ni la otra, sino tal vez ninguna o ambas.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos