¿cómo evitar los estereotipos de género en el aula?

Ejemplos de estereotipos culturales en el aula

La mayoría de las personas son conscientes de los efectos negativos de los estereotipos en nuestra sociedad, pero en el aula, el impacto puede ser aún más perjudicial. La «amenaza del estereotipo» es un fenómeno en el que el rendimiento académico de un estudiante se ve frustrado por su miedo a confirmar un estereotipo negativo sobre su grupo social. Esta amenaza puede afectar a cualquier persona, pero es especialmente frecuente en los miembros de grupos subrepresentados o en los que se supone (erróneamente) que son «académicamente inferiores».

La buena noticia es que los profesores pueden hacer frente a los prejuicios implícitos que impregnan sus aulas, garantizando que todos sean tratados con respeto, dignidad y cuidado. He aquí cuatro estrategias eficaces que pueden utilizar para reducir el impacto de la amenaza de los estereotipos y crear un entorno de aprendizaje justo e integrador para todos los alumnos.

La honestidad y la franqueza son las piedras angulares del cambio. Un buen punto de partida es reflexionar sobre tus propios prejuicios y reconocer y corregir tus errores. Cuando se predica con el ejemplo, se puede crear un espacio seguro que permita conversaciones difíciles y anime a los estudiantes a abordar su propio pensamiento erróneo.

Ejemplos de roles de género en la escuela

La mayoría de los centros escolares se esfuerzan por educar en materia de diversidad, pero incluso con las mejores intenciones los estereotipos de género pueden pasar a veces desapercibidos o no ser cuestionados, como muestran algunos de los ejemplos de esta página.

LEER  Campo de concentracion para homosexuales

Los hombres han dominado históricamente muchos campos y esto se refleja en la enseñanza de las asignaturas del plan de estudios.    Incluso en los casos en que las escuelas se esfuerzan por incluir a mujeres notables en determinados campos, en su conjunto -en todas las asignaturas y en todos los cursos- los hombres (y predominantemente los hombres blancos) siguen dominando, lo que transmite un poderoso mensaje a los niños. Estos ejemplos de exploradores, inventores, artistas o compositores son los que se enseñan habitualmente en el plan de estudios de primaria, y son predominantemente masculinos; los nombres femeninos están en naranja.

Si bien muchas escuelas se esfuerzan por encontrar libros que modelen la igualdad y la diversidad, en su conjunto, los libros en las escuelas siguen reflejando el mercado del libro convencional, que sigue siendo sexista en la forma de presentar y comercializar los libros infantiles. Una revisión de los 100 principales libros ilustrados para niños publicados en 2018 encontró que un niño tiene 1,6 veces más probabilidades de leer un libro ilustrado con un protagonista masculino en lugar de uno femenino, y siete veces más probabilidades de leer una historia que tiene un villano masculino en él que un malvado femenino. Los personajes masculinos superan a los femeninos en más de la mitad de los libros, mientras que las mujeres superan a los hombres en menos de una quinta parte de las ocasiones.

Libros de google

Para deconstruir los estereotipos de género en la escuela hemos diseñado varios talleres basados en la coeducación en las aulas, organizados por un equipo de psicólogos educativos especializados en temas de igualdad de género.

LEER  Angelina jolie bisexual

El 72% de los investigadores científicos del mundo son hombres, según la UNESCO. ¿Por qué son tan pocas las mujeres que deciden dedicarse a la ciencia? ¿Por qué las chicas que eligen una carrera académica en el ámbito de la tecnología siguen siendo minoría? Los psicólogos creen que el fenómeno está relacionado con los roles de género y la asimilación temprana de esas expectativas. A los seis años, los niños ya son capaces de captar estereotipos y clichés sociales, y con tan solo 10 años pueden empezar a mostrar las creencias limitantes asociadas a estos patrones culturales, sociales o de habilidades espurias.

En 2019, en colaboración con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, pusimos en marcha los talleres «Coeducación en el aula. Desmontando estereotipos de género en la escuela», en los que participaron alumnos de primaria, padres y profesores, en colaboración con psicólogos educativos especializados en temas de igualdad de género.

Cómo acabar con los estereotipos en la sociedad

La separación de los estudiantes en el aula no sólo impide que los estudiantes masculinos y femeninos aprendan a relacionarse entre sí, sino que no permite que los estudiantes no binarios se sientan cómodos y sean vistos. Por eso, hay que evitar cosas como los juegos de «chicas contra chicos», por ejemplo.

Es bien sabido que las mujeres son interrumpidas mucho por los hombres, pero ¿dónde empezó todo? En la educación, por supuesto. A los niños se les enseña a jugar de manera brusca y ruidosa, mientras que a las niñas se les enseña a ser educadas y calladas. Esto enseña inconscientemente a nuestros hijos -incluidas las niñas- que lo que tienen que decir las mujeres es menos importante.Animar a los alumnos varones a escuchar y a las alumnas a expresar sus opiniones ayuda a combatir este problema desde una edad temprana. Si observas que los alumnos varones hablan por encima de las alumnas, simplemente interrúmpelos para decirles que dejen que el alumno anterior termine lo que estaba diciendo, y luego asegúrate de que se les escucha. Así se asegurará de que saben que serán escuchados, pero que no es más importante que las opiniones de sus compañeras.

LEER  La gata sobre el tejado de zinc homosexualidad

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos