Como se cura la homosexualidad

La controvertida terapia pretende «curar» la homosexualidad

La llamada «terapia de conversión», a veces conocida como «terapia reparadora», es una serie de prácticas peligrosas y desacreditadas que pretenden falsamente cambiar la orientación sexual o la identidad o expresión de género de una persona. Estas prácticas han sido rechazadas por todas las organizaciones médicas y de salud mental convencionales durante décadas, pero debido a la continua discriminación y a los prejuicios sociales contra las personas LGBTQ, algunos profesionales siguen llevando a cabo la terapia de conversión. Los menores son especialmente vulnerables, y la terapia de conversión puede conducir a la depresión, la ansiedad, el consumo de drogas, la falta de vivienda y el suicidio.

En tres ocasiones -abril de 2019, febrero de 2016 y mayo de 2015- el Tribunal Supremo de Estados Unidos (SCOTUS) permitió que siguieran en vigor las decisiones del Tribunal de Apelación del Tercer Circuito de Estados Unidos que confirmaban la ley de Nueva Jersey contra la terapia de conversión. El SCOTUS también se negó a escuchar las impugnaciones a la ley contra la terapia de conversión de California en mayo de 2017 y junio de 2014, dejando en su lugar las decisiones del Tribunal de Apelaciones del 9º Circuito de Estados Unidos que afirmaban la constitucionalidad de la ley.

Cura de la homosexualidad

Joseph Nicolosi (24 de enero de 1947 – 8 de marzo de 2017) fue un psicólogo clínico estadounidense que defendió y practicó la «terapia reparadora», una forma de tratamiento pseudocientífico de terapia de conversión que, según él, podía ayudar a las personas a superar o mitigar sus deseos homosexuales y sustituirlos por otros heterosexuales. [2] Nicolosi fue uno de los fundadores y presidente de la Asociación Nacional para la Investigación y la Terapia de la Homosexualidad (NARTH). 3] Las instituciones médicas advierten que la terapia de conversión es ineficaz y puede ser perjudicial, y que no hay pruebas de que se pueda cambiar la orientación sexual con esos tratamientos. 4][5][6][7]

LEER  Vestidos sexuales para mujer

Nicolosi describió sus ideas en Reparative Therapy of Male Homosexuality: A New Clinical Approach (1991) y otros tres libros. Nicolosi propuso que la homosexualidad es a menudo el producto de una condición que describió como déficit de identidad de género causado por una alienación y un rechazo percibido por los individuos formativos del género del sujeto que interrumpe el proceso normal de identificación masculina o femenina[8] También sostuvo que la adaptación al trauma de género durante los años de formación podría alienar a un niño de su «naturaleza fundamental». Su objetivo era restaurar «lo que funciona de acuerdo con su diseño biológico»[9].

Capturado por la cámara: «reputados» médicos de delhi ofrecen una «cura» para

La Asociación Nacional para la Investigación y la Terapia de la Homosexualidad (NARTH), también conocida como el Instituto NARTH, era una organización estadounidense que promovía la terapia de conversión, una práctica perjudicial y pseudocientífica utilizada en los intentos de cambiar la orientación sexual de las personas con atracción por el mismo sexo[1] NARTH fue fundada en 1992 por Joseph Nicolosi, Benjamin Kaufman y Charles Socarides. Su sede se encuentra en Encino, California, en su clínica psicológica Thomas Aquinas. Desde 2014 opera bajo el nombre de Alianza para la Elección Terapéutica y la Integridad Científica (ATCSI)[2][3] NARTH no está reconocida por ninguna asociación profesional importante con sede en Estados Unidos[4].

En una ruptura con el pasado, el manual de políticas de la Asociación Americana de Psicología afirma actualmente que la homosexualidad es una variación normal y positiva de la orientación sexual humana, y que no es un trastorno mental[5] El Grupo de Trabajo de la APA sobre Respuestas Terapéuticas Apropiadas a la Orientación Sexual afirma la tensión entre algunos valores religiosos y otras organizaciones y la existencia de un subconjunto de individuos que están angustiados por su atracción hacia el mismo sexo, pero dice que no ha encontrado estudios suficientemente rigurosos que sugieran que los esfuerzos de cambio de orientación sexual tengan éxito. El grupo de trabajo de la APA también ha constatado que algunos individuos han informado de que se han visto perjudicados por los esfuerzos de cambio[5].

LEER  Homosexualidad en republica dominicana

La cura de la homosexualidad de ramdev: el informe encubierto de quint

La terapia de conversión es la práctica pseudocientífica de intentar cambiar la orientación sexual de un individuo de homosexual o bisexual a heterosexual o su identidad de género de transgénero o no binario a cisgénero mediante intervenciones psicológicas, físicas o espirituales. No hay pruebas fiables de que se pueda cambiar la orientación sexual o la identidad de género, y las instituciones médicas advierten de que las prácticas de terapia de conversión son ineficaces y potencialmente perjudiciales[1][2][3][4][5][6][7][8][9][10] Las organizaciones médicas, científicas y gubernamentales de Estados Unidos y el Reino Unido han expresado su preocupación por la validez, la eficacia y la ética de la terapia de conversión[11][12][13][14][15][16] Varias jurisdicciones de todo el mundo han aprobado leyes contra la terapia de conversión.

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) promueve una legislación que prohíba el tratamiento psiquiátrico «basado en la suposición a priori de que las diversas orientaciones sexuales e identidades de género son enfermos mentales y deben cambiar»[17] y califica de poco éticos los intentos de cambiar la orientación sexual de una persona por parte de los profesionales. [6] En 2015, la Asociación Americana de Psicología y la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias colaboraron en un informe en el que se afirmaba que «la terapia de conversión -los esfuerzos por cambiar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de una persona- es una práctica que no está respaldada por pruebas creíbles y ha sido rechazada por expertos y asociaciones de salud conductual. La terapia de conversión perpetúa visiones anticuadas de los roles e identidades de género, así como el estereotipo negativo de que ser una minoría sexual o de género o identificarse como LGBTQ es un aspecto anormal del desarrollo humano. Y lo que es más importante, puede poner a los jóvenes en riesgo de sufrir graves daños»[18].

LEER  ¿qué géneros incluye la bisexualidad?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos