¿cuál es el pensamiento feminista que proclama que el género es una construcción cultural?

Los roles masculino y femenino no están fijados biológicamente, sino que se construyen socialmente

A lo largo de los años se han desarrollado diversos movimientos de ideología feminista. Varían en cuanto a objetivos, estrategias y afiliaciones. A menudo se solapan, y algunas feministas se identifican con varias ramas del pensamiento feminista.

Tradicionalmente, el feminismo suele dividirse en tres tradiciones principales que suelen denominarse feminismo liberal, reformista o de la corriente principal, feminismo radical y feminismo socialista/marxista, a veces conocidas como las «tres grandes» escuelas de pensamiento feminista; desde finales del siglo XX también han surgido diversas formas más nuevas de feminismo, algunas de las cuales se consideran ramas de las tres tradiciones principales[1].

Judith Lorber distingue tres grandes tipos de discursos feministas: los feminismos de reforma de género, los feminismos de resistencia de género y los feminismos de revolución de género. En su tipología, los feminismos de reforma de género están arraigados en la filosofía política del liberalismo con su énfasis en los derechos individuales. Los feminismos resistentes al género se centran en comportamientos específicos y en dinámicas de grupo a través de las cuales se mantiene a las mujeres en una posición subordinada, incluso en subculturas que dicen apoyar la igualdad de género. Los feminismos de la revolución de género pretenden trastocar el orden social mediante la deconstrucción de sus conceptos y categorías y el análisis de la reproducción cultural de las desigualdades[2].

LEER  Hijo transexual angelina jolie

Wikipedia

La teoría feminista suele centrarse en el análisis de la desigualdad de género. Entre los temas que suele explorar la teoría feminista se encuentran la discriminación, la cosificación (especialmente la cosificación sexual), la opresión, el patriarcado,[3][4] los estereotipos, la historia del arte[5] y el arte contemporáneo,[6][7] y la estética[8][9].

Nancy Cott distingue entre el feminismo moderno y sus antecedentes, en particular la lucha por el sufragio. En Estados Unidos sitúa el punto de inflexión en las décadas anteriores y posteriores a la obtención del voto femenino en 1920 (1910-1930). Sostiene que el movimiento femenino anterior se refería principalmente a la mujer como entidad universal, mientras que durante este período de 20 años se transformó en uno preocupado principalmente por la diferenciación social, atento a la individualidad y la diversidad. Los nuevos temas trataban más de la condición de la mujer como construcción social, de la identidad de género y de las relaciones dentro y entre los géneros. Desde el punto de vista político, esto representó un cambio de una alineación ideológica cómoda con la derecha a otra más radicalmente asociada a la izquierda[14].

El género no es una construcción social

Este artículo es una introducción a la concepción de género de Judith Butler: en el centro de la teoría de Butler está la diferencia entre sexo y género y la concepción del género como performance. El artículo también explora el impacto de su trabajo en la teoría queer.

«Orlando bebió un sorbo de vino y el Archiduque se arrodilló y le besó la mano. En resumen, actuaron los papeles de hombre y mujer durante diez minutos con gran vigor y luego cayeron en un discurso natural». Virginia Woolf, Orlando (126)

LEER  Informacion de la homosexualidad

Orlando, escrita en 1928 por Virginia Woolf (1882-1941), cuenta la historia de un joven noble durante la época isabelina en Inglaterra. Los lectores siguen las aventuras amorosas y las atrevidas historias de Orlando hasta que, a las tres cuartas partes de la trama, se convierte en mujer mientras trabaja como embajador en Constantinopla. El protagonista decide abrazar su nueva vida como mujer aceptando en quién se ha convertido sin cuestionar cómo ha sucedido. Orlando muestra a los lectores que el sexo y el género se promulgan y no se fijan por determinismo natural. La cita indica que el Archiduque y la protagonista «actuaron los papeles de hombre y mujer durante diez minutos con gran vigor» para afirmar durante un tiempo determinado sus géneros, hasta hacerlo parecer natural («y luego cayeron en el discurso natural»). Lo que llama la atención aquí es el hecho de que Woolf haya creado un personaje que desafía lo que son el género y el sexo; como mujer, Orlando se embarca en nuevas aventuras y llega a darse cuenta de que su sexo/género no son tan importantes para disfrutar de una vida fructífera. Al final, se convierte en una escritora de éxito en 1928, que es el año en que Woolf terminó de escribir Orlando.

Construcción social del género

Se discute la neutralidad de este artículo. La discusión pertinente puede encontrarse en la página de discusión. Por favor, no elimine este mensaje hasta que se cumplan las condiciones para hacerlo. (Abril 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Este artículo contiene posiblemente una investigación original. La discusión pertinente se puede encontrar en la página de discusión. Por favor, mejóralo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en una investigación original deben ser eliminadas. (Octubre de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

LEER  ¿qué es igualdad y diversidad de género?

La construcción social del género es una teoría del feminismo y la sociología sobre la manifestación de los orígenes culturales, los mecanismos y los corolarios de la percepción y la expresión del género en el contexto de la interacción social interpersonal y grupal. En concreto, la construcción social del género estipula que los roles de género son un «estatus» alcanzado en un entorno social, que categoriza implícita y explícitamente a las personas y, por tanto, motiva los comportamientos sociales[1].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos