Derecho a la igualdad sexual

género y derechos humanos

Las mujeres sufren desigualdades en muchos ámbitos de su vida. En el trabajo, las mujeres se enfrentan a una «brecha salarial» de género y a obstáculos para desempeñar funciones de liderazgo. Muchas se encuentran con oportunidades de empleo reducidas debido al tiempo que dedican a las responsabilidades familiares y de cuidado.

Además, los empleadores con mejores prácticas garantizan que los hombres y las mujeres que realizan el mismo trabajo, o un trabajo diferente de igual valor, reciben la misma remuneración. La Comisión de Trabajo Justo también puede dictar una orden de igualdad de remuneración por la que se exija a determinados empleados una remuneración igual por un trabajo de igual o comparable valor.

falta de información sobre salud y derechos sexuales y reproductivos

Aunque hoy en día hay más niñas que van a la escuela primaria que hace 20 años, sigue habiendo menos niñas que niños que terminan la escuela primaria y continúan con la educación superior. Muchas mujeres se ven obligadas a trabajar en el sector informal en peores condiciones, al tiempo que hacen la mayor parte de los deberes.

Las fuerzas conservadoras, la polarización y la falta de financiación amenazan los esfuerzos que se realizan para promover la igualdad de género. Por ejemplo, muchos países están adoptando leyes restrictivas sobre el aborto y las cuestiones LGBTQI.

Suecia es uno de los países donantes que más invierte en el apoyo a la igualdad de género. A nivel mundial, el trabajo por la igualdad de género está infrafinanciado. Sólo el 4% de la financiación de los países donantes tiene como objetivo principal la igualdad de género.

LEER  Como se llama la persona que no tiene relaciones sexuales

En los últimos años, muchos países han prohibido la violencia de género y el matrimonio infantil. Sin embargo, la legislación discriminatoria, las normas sociales y las costumbres destructivas siguen impidiendo que las mujeres y las niñas se beneficien plenamente de sus derechos económicos, sociales y culturales. Los roles de género estereotipados también son perjudiciales para los hombres y los niños. La igualdad de género es un factor importante para que tanto los hombres como las mujeres puedan vivir su vida en plenitud, y para luchar contra la pobreza.

derechos reproductivos de las naciones unidas

La Plataforma de Acción de Pekín afirma que «los derechos humanos de la mujer incluyen su derecho a tener control sobre las cuestiones relacionadas con su sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva, y a decidir libremente y de forma responsable sobre ellas, sin sufrir coerción, discriminación ni violencia».

La Observación General 14 del CESCR ha explicado que la prestación de servicios de salud materna es equiparable a una obligación fundamental que no puede ser derogada bajo ninguna circunstancia, y que los Estados tienen la obligación inmediata de adoptar medidas deliberadas, concretas y orientadas al cumplimiento del derecho a la salud en el contexto del embarazo y el parto. La página web

De Benín a Florida: La lucha mundial de la Dra. Joannie Bewa por la educación de las mujeres5 de marzo de 2019Cuando se defiende a las niñas, se defiende a todos8 de febrero de 2019Integración del género en las investigaciones de derechos humanos5 de octubre de 2018

Publicaciones, recursos e informes relacionados Papel del poder judicial en el tratamiento de los estereotipos en los casos de salud y derechos sexuales y reproductivos: una revisión de la jurisprudencia: Este documento analiza cómo los tribunales y los órganos judiciales han cuestionado los estereotipos de género erróneos en la legislación, las políticas o los casos de los tribunales inferiores relativos a determinadas cuestiones de salud y derechos sexuales y reproductivos (SDSR).

LEER  Obispo de alcalá de henares homosexualidad

las mujeres y los derechos reproductivos

Derechos humanos que ya están reconocidos en las leyes nacionales, en los documentos internacionales de derechos humanos y en otros documentos de consenso, entre los que se incluyen el derecho de todas las personas, sin coacción, discriminación ni violencia, al más alto nivel posible de salud en relación con la sexualidad, incluido el acceso a los servicios de atención sanitaria sexual y reproductiva; la capacidad de buscar, recibir e impartir información en relación con la sexualidad; el acceso a la educación sexual; el respeto a la integridad corporal; la libre elección de la pareja; el derecho a decidir ser o no sexualmente activo; el derecho a mantener relaciones sexuales consentidas, el derecho al matrimonio consentido; el derecho a decidir si tener o no hijos y cuándo tenerlos; y el derecho a llevar una vida sexual satisfactoria, segura y placentera.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos