Dinamicas estereotipos de genero

estereotipos masculinos en la sociedad

Ser una chica en la sociedad patriarcal de Kosovo no es fácil. Los estereotipos de género y la discriminación por razón de sexo son omnipresentes, y las mujeres de Kosovo se ven a menudo privadas de derechos básicos a los que deberían tener derecho.

El viaje de Rina comenzó cuando coorganizó un debate sobre la igualdad de género en Drenas, en el que mujeres y niñas compartieron sus opiniones sobre su derecho a heredar propiedades. De forma alarmante, la mayoría de ellas dijeron que no encuentran ninguna razón por la que sea importante tener una propiedad a su nombre. Sus respuestas mostraron a Rina y a sus amigas la gravedad del problema y las motivaron a presentarse a UPSHIFT. Estaban decididos a diseñar una solución para este problema generalizado.

El grupo de Rina visitó las escuelas de Drenas, informando a los jóvenes estudiantes sobre los derechos de propiedad de las mujeres y pidiéndoles que escribieran pequeñas redacciones o poemas para publicarlos en su revista «Juntos por la igualdad». También organizaron debates y cursos de formación, todo ello como parte de sus actividades de concienciación destinadas a informar a los jóvenes de Drenas sobre los numerosos retos a los que se enfrentan las niñas y las mujeres en la sociedad kosovar.

roles de género masculinos y femeninos

A partir de 2011, los ciudadanos egipcios crearon una serie de iniciativas contra el acoso sexual y la violencia sexual para hacer frente a la creciente ola de violencia de género contra las mujeres en la esfera pública. Entre las que se centraron en la intervención directa en casos de agresiones sexuales multitudinarias en la plaza Tahrir (El Cairo), la Operación contra el Acoso/Asalto Sexual (OpAntiSH) fue la única que siempre integró a voluntarios y voluntarias en todos los equipos, incluido el de Intervención. Este estudio sobre la gestión y las percepciones de las dinámicas de género por parte de los voluntarios dentro de los equipos de Intervención de OpAntiSH en 2012-2014, se basa en el análisis microsociológico de los datos recogidos a través de la observación participante y las entrevistas semiestructuradas durante este periodo.

LEER  ¿cómo definió gayle rubín el género en 1986?

Este artículo aborda en primer lugar las motivaciones de las voluntarias -basadas en sus propios relatos- para unirse a los equipos de intervención, una elección que podría considerarse contraintuitiva o mal vista en la sociedad egipcia, en la que el modelo dominante de los roles de género sigue siendo bastante cercano al modelo de masculinidad hegemónica. Muchas enmarcaron esta elección dentro de una lectura identitaria del fenómeno de las agresiones sexuales masivas como ataques a todas las mujeres como agentes políticos en la esfera pública, y su respuesta como medio de resistencia y reivindicación de la agencia. La presencia de las mujeres en los equipos de intervención fue inicialmente un problema para muchas voluntarias, que desarrollaron ciertas técnicas y estrategias de afrontamiento para gestionarlo. Éstas incluían formas específicas de interpretar el género dentro del grupo que diferían de sus prácticas en otros contextos, y diversos enfoques para la negociación de los roles de género dentro de los equipos. La intervención supuso un proceso de aprendizaje más amplio sobre el género para algunos voluntarios, cuya visión de la presencia de las mujeres en los equipos evolucionó, aunque siguió siendo un problema para otras especies de «disidentes silenciosos». En última instancia, la particularidad de la experiencia de OpAntiSH está relacionada con la creación de una esfera social de igualdad y solidaridad de género, orientada a la unión de fuerzas entre hombres y mujeres como iguales, para luchar contra la violencia sexual masiva en la esfera pública, dentro de una sociedad muy poco igualitaria.

10 ejemplos de roles de género tradicionales

‘Los signos de igualdad de género son evidentes en todas partes, desde los hombres que llevan a sus hijos pequeños al preescolar en cochecitos todas las mañanas hasta las mujeres que ascienden en las industrias tradicionalmente dominadas por los hombres’ (The Local, 2018).

LEER  Vox y homosexualidad

Esta cita describe a Suecia como un país igualitario en el que los hombres son vistos en roles de cuidado mientras que las mujeres son vistas en roles típicamente agénticos. De hecho, la representación nacional y la marca nacional de Suecia incluyen la igualdad de género como parte fundamental (Towns, 2002; Jezierska y Towns, 2018). Suecia se posiciona con frecuencia y se posiciona tanto a nivel nacional como internacional como líder mundial en lo que respecta a la igualdad de género (Towns, 2002). Siguiendo la teoría del rol social (Eagly y Steffen, 1984; Wood y Eagly, 2011), un resultado de tales percepciones de la igualdad de género en la división del trabajo debería ser que las diferencias en el contenido de los estereotipos de género disminuirían.

Además, los datos autoinformados entre mujeres y hombres documentan cambios más fuertes en la agencia relacionada con los roles sociales que con la comunión (Moskowitz et al., 1994). Diekman y Schneider (2010) consideran las interacciones entre los roles generales de género y los roles específicos, y cómo podrían explicar el cambio. Por ejemplo, si las mujeres siguen realizando más las tareas domésticas que se asocian a los cuidados, o si realizan más tareas comunitarias en el trabajo, no debería percibirse una disminución de la comunión. Del mismo modo, si los hombres no trabajan en profesiones que requieren habilidades comunales, o desempeñan roles familiares que están menos asociados con el cuidado de personas, no debería percibirse que los hombres adquieren comunión sólo por tomar más permisos parentales.

los roles de género en la sociedad actual

ResumenA pesar del cambio generalizado en los roles de género, las mujeres siguen teniendo menos poder que los hombres. Desde el punto de vista de la teoría de los roles sociales, esta diferencia de poder entre los sexos debería percibirse como una erosión a medida que las mujeres acceden a los roles dominados por los hombres, típicamente asociados al poder. Los informes abiertos del Estudio 1 preveían casi unánimemente un aumento del poder de las mujeres en los próximos 50 años, mientras que las respuestas se dividían a partes iguales entre la previsión de una estabilidad o una disminución del poder de los hombres. Los resultados cuantitativos del Estudio 2 ilustraron que los participantes percibían que las mujeres ganaban poder político, económico, ocupacional, individual y relacional desde el pasado hasta el futuro. Por el contrario, se percibió que los hombres disminuían en poder relacional pero mantenían los niveles de otras formas de poder a lo largo del tiempo. A pesar de las proyecciones de aumento del poder de las mujeres, no se prevé que éstas alcancen la paridad con los hombres en 2050. Examinamos las implicaciones de estas creencias para el futuro cambio social.

LEER  Obispo munilla homosexualidad

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos