Homosexualidad en la antigüedad

gobernantes lgbtq del mundo

La homosexualidad en la antigua Roma suele diferir notablemente de la del Occidente contemporáneo. El latín carece de palabras que traduzcan con precisión «homosexual» y «heterosexual»[1] La principal dicotomía de la antigua sexualidad romana era activa/dominante/masculina y pasiva/sumisa/femenina. La sociedad romana era patriarcal, y el ciudadano varón nacido libre poseía la libertad política (libertas) y el derecho a gobernarse a sí mismo y a su hogar (familia). La «virtud» (virtus) se consideraba una cualidad activa a través de la cual el hombre (vir) se definía a sí mismo. La mentalidad de conquista y el «culto a la virilidad» determinaban las relaciones entre personas del mismo sexo. Los hombres romanos eran libres de disfrutar de las relaciones sexuales con otros varones sin que se percibiera una pérdida de masculinidad o de estatus social, siempre que adoptaran el papel dominante o de penetración. Las parejas masculinas aceptables eran los esclavos y antiguos esclavos, las prostitutas y los artistas, cuyo estilo de vida los situaba en el nebuloso ámbito social de la infamia, excluidos de las protecciones normales acordadas a un ciudadano aunque fueran técnicamente libres. Aunque los hombres romanos en general parecen haber preferido a los jóvenes de entre 12 y 20 años como parejas sexuales, los menores nacidos libres estaban fuera de los límites en ciertos periodos de Roma, aunque las prostitutas profesionales y las artistas podían seguir estando disponibles sexualmente hasta bien entrada la edad adulta[2].

el mito de la homosexualidad en la antigua grecia

Alastair Blanshard no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

LEER  Porque existe la homosexualidad

No hay que restar importancia a estas fantasías. Proporcionaban consuelo y esperanza en un mundo sombrío. Era reconfortante imaginar un tiempo antes de que el cristianismo te dijera que los actos de amor que cometías eran un pecado o que la ley pronunciara que tus muestras públicas de afecto eran actos de «indecencia grave». El sueño persistente de una «utopía gay» es una de las constantes en las imaginaciones históricas de gays y lesbianas de los últimos 200 años.

Un lugar en particular atrajo los anhelos de gays y lesbianas. Era el mundo de la antigua Grecia, un supuesto paraíso gay en el que el amor entre personas del mismo sexo florecía sin discriminación. Era un sueño poderoso y cautivador, que los estudiosos de la antigua Grecia han empezado a desmontar, revelando una cultura en la que la homosexualidad estaba mucho más regulada y controlada de lo que se pensaba.

la homosexualidad en la antigua roma

La presentación y percepción de la homosexualidad en el mundo romano era muy diferente a la actual, y nos da un ejemplo de cómo la homosexualidad ha estado indudablemente ligada a las comunicaciones de poder y autoridad en la antigüedad. La lengua latina no tiene ninguna palabra para designar a los heterosexuales ni a los homosexuales, y en su lugar, las parejas en una relación sexual se presentaban como activas, sinónimo de masculinidad, o pasivas y, por tanto, femeninas, independientemente del género de los individuos implicados. Los hombres romanos nacidos libres tenían la libertad civil de hacer lo que quisieran en lo que respecta a la actividad sexual, y como tal, el concepto de que un hombre romano tuviera relaciones sexuales homosexuales no era de ninguna manera controvertido o tabú para los romanos, siempre y cuando estuviera dentro de ciertos parámetros.

LEER  Imagenes de orientacion sexual

Roma era un estado profundamente militarizado, en el que la conquista y el dominio estaban profundamente arraigados como rasgos masculinos deseables. Por ello, los hombres eran libres de mantener relaciones homosexuales, siempre y cuando fueran la pareja activa con poder de penetración, y la pareja sumisa fuera considerada inferior a ellos en la sociedad. Por ejemplo, un hombre romano libre no sería objeto de ningún tipo de discriminación si mantuviera relaciones sexuales con un esclavo, un antiguo esclavo, una prostituta o un actor, pero el coito con otro hombre de la misma clase social sería tabú, ya que el acto de ser penetrado como varón se consideraba que atentaba contra la integridad de un hombre y comprometía su estatus. Los jóvenes de entre 12 y 20 años se consideraban parejas sexuales perfectamente aceptables para un hombre romano y, hasta cierto punto, existía la expectativa cultural de que los romanos mayores buscaran este tipo de relaciones. Sin embargo, los niños y jóvenes romanos libres estaban estrictamente prohibidos. Esencialmente, la clase y el estatus como marcadores de la diferencia social eran factores mucho más importantes para determinar la viabilidad de una pareja sexual que el género.

la historia de la homosexualidad desde la antigüedad hasta ahora

En la antigüedad clásica, escritores como Heródoto,[1] Platón,[2] Jenofonte,[3] Ateneo[4] y muchos otros exploraron aspectos de la homosexualidad en la sociedad griega. La forma más extendida y socialmente significativa de relaciones sexuales entre personas del mismo sexo en la antigua Grecia entre los círculos de la élite era entre hombres adultos y niños púberes o adolescentes, lo que se conoce como pederastia (los matrimonios en la antigua Grecia entre hombres y mujeres también estaban estructurados por edades, y los hombres de treinta años solían tomar esposas en la primera adolescencia). [Sin embargo, la homosexualidad y sus prácticas seguían estando muy extendidas, ya que algunas ciudades-estado la permitían, mientras que otras eran ambiguas o la prohibían[6]. Aunque existían relaciones sexuales entre hombres adultos, es posible que al menos uno de los miembros de cada una de estas relaciones burlara las convenciones sociales asumiendo un papel sexual pasivo, según Kenneth Dover, aunque esto ha sido cuestionado por estudiosos recientes. No está claro cómo se consideraban estas relaciones entre parejas del mismo sexo en la sociedad en general, especialmente en el caso de las mujeres, pero existen ejemplos que se remontan a la época de Safo[7].

LEER  Paises donde la homosexualidad es pena de muerte

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos