Homosexualidad enfermedad oms

De criminal, a enfermo mental, a igual | bennett singer

El campo de la psicología ha estudiado ampliamente la homosexualidad como orientación sexual humana. La Asociación Americana de Psiquiatría incluyó la homosexualidad en el «Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales» (DSM-I) en 1952, pero esa clasificación se sometió a examen en una investigación financiada por el Instituto Nacional de Salud Mental. Esa investigación y los estudios posteriores no lograron producir ninguna base empírica o científica para considerar la homosexualidad como algo distinto a una orientación sexual natural y normal que es una expresión sana y positiva de la sexualidad humana[1]. Como resultado de esta investigación científica, la Asociación Psiquiátrica Americana eliminó la homosexualidad del DSM-III en 1973. Tras una revisión exhaustiva de los datos científicos, la Asociación Americana de Psicología hizo lo propio en 1975 y también pidió a todos los profesionales de la salud mental que tomaran la iniciativa para «eliminar el estigma de la enfermedad mental que se ha asociado durante mucho tiempo» a la homosexualidad. En 1993, la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales adoptó la misma postura que la Asociación Americana de Psiquiatría y la Asociación Americana de Psicología, en reconocimiento de las pruebas científicas[1] La Organización Mundial de la Salud, que incluyó la homosexualidad en la CIE-9 en 1977, eliminó la homosexualidad de la CIE-10, que fue aprobada por la 43ª Asamblea Mundial de la Salud el 17 de mayo de 1990[2].

Atención a la salud mental lgbt

En realidad no existe una única comunidad LGBTQ, sino una población muy diversa que procede de todos los orígenes raciales, étnicos, culturales, socioeconómicos y geográficos. Las personas que son LGBTQ pueden trasladarse a zonas urbanas, si pueden, donde puede haber una sensación de mayor aceptación y seguridad personal. Es muy difícil saber el porcentaje de personas que se identifican como LGBTQ. El estigma y el miedo a los prejuicios contribuyen a que no se comunique la orientación sexual real. Algunas personas también pueden autoidentificarse de una manera aunque sus deseos internos o su comportamiento sexual impliquen una orientación diferente. Los problemas de identificación pueden ser especialmente pronunciados para las personas LBGTQ de determinados grupos raciales y étnicos minoritarios.

LEER  ¿que se entiende por discriminación de género?

A pesar de los avances en los derechos y la aceptación del colectivo LGBTQ, el estigma, tanto interno como externo, sigue siendo el mayor problema al que se enfrentan las minorías sexuales y de género. Internamente, muchas personas LGBTQ desarrollan una homofobia interiorizada que puede contribuir a problemas de autoaceptación, ansiedad, depresión, dificultad para establecer relaciones íntimas y para ser abierto sobre la orientación sexual o la identidad de género que uno tiene realmente. Externamente, el estigma puede ser exhibido por la sociedad circundante e incluso desde dentro de la comunidad LGBTQ. Por ejemplo, a algunos gays y lesbianas les cuesta aceptar a los bisexuales. Las personas transexuales han sido excluidas de algunas organizaciones de homosexuales, y sólo recientemente han recibido más atención y aceptación en todo el país.

¿por qué tantas personas lgbt sufren de problemas mentales?

El campo de la psicología ha estudiado ampliamente la homosexualidad como orientación sexual humana. La Asociación Americana de Psiquiatría incluyó la homosexualidad en el «Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales» (DSM-I) en 1952, pero esa clasificación se sometió a examen en una investigación financiada por el Instituto Nacional de Salud Mental. Dicha investigación y los estudios posteriores no lograron producir ninguna base empírica o científica para considerar la homosexualidad como algo distinto a una orientación sexual natural y normal que es una expresión sana y positiva de la sexualidad humana[1] Como resultado de esta investigación científica, la Asociación Psiquiátrica Americana eliminó la homosexualidad del DSM-III en 1973. Tras una revisión exhaustiva de los datos científicos, la Asociación Americana de Psicología hizo lo propio en 1975 y también pidió a todos los profesionales de la salud mental que tomaran la iniciativa para «eliminar el estigma de la enfermedad mental que se ha asociado durante mucho tiempo» a la homosexualidad. En 1993, la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales adoptó la misma postura que la Asociación Americana de Psiquiatría y la Asociación Americana de Psicología, en reconocimiento de las pruebas científicas[1] La Organización Mundial de la Salud, que incluyó la homosexualidad en la CIE-9 en 1977, eliminó la homosexualidad de la CIE-10, que fue aprobada por la 43ª Asamblea Mundial de la Salud el 17 de mayo de 1990[2].

LEER  Campo de concentracion para homosexuales

¿el sexo gay es un trastorno mental? tdah, psiquiatría, psicología

El ministro de Salud y Bienestar Familiar de la India, Ghulam Nabi Azad, declaró supuestamente que la homosexualidad «es una enfermedad que ha venido de otros países» en una conferencia de prensa sobre el VIH/sida celebrada el lunes en Delhi (4 de julio – BBC NEWS South Asia 5 de julio), a pesar de que el sexo gay fue despenalizado en el país en 2009.

La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) afirma que la homosexualidad no es una enfermedad. La homosexualidad fue eliminada de la clasificación internacional de enfermedades en 1973 (DSM) y 1990 (OMS/ICD). Se ha comprobado que la homosexualidad es un fenotipo sexual estable en los seres humanos en las encuestas basadas en la población y se observa transculturalmente (véase Burri et al 2011).

La Declaración de los Derechos Sexuales proclama en su artículo 4 el derecho a la equidad sexual. Esto se refiere a la ausencia de toda forma de discriminación, independientemente del sexo, el género, la orientación sexual, la edad, la raza, la clase social, la religión o la discapacidad física y emocional (WAS, 1999).

La supuesta afirmación hecha por un alto funcionario gubernamental, de que la homosexualidad es una enfermedad o un trastorno mental, si es correcta, pone en peligro la igualdad y el bienestar de las personas que expresan la diversidad sexual y puede aumentar el estigma y la discriminación y las violaciones de los derechos humanos básicos de muchas personas. Se sabe que la discriminación de esta naturaleza aumenta aún más el riesgo de VIH/SIDA en las personas con expresión sexual diversa.

LEER  Cuales son los tipos de sexualidad

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos