¿qué derechos son ampliados en la ley de identidad de género?

ley de igualdad 2020

Empleo: Es ilegal negarse a contratar, ascender o despedir a una persona por su género real o percibido, incluido el hecho de ser o ser percibido como transgénero, no binario o no conforme con el género. También es ilegal establecer una remuneración o unas condiciones de empleo diferentes debido al género de un empleado. Ejemplos de condiciones de empleo son las asignaciones de trabajo, los beneficios de los empleados y mantener el lugar de trabajo libre de acoso.

Alojamientos públicos: Es ilegal que los proveedores de alojamientos públicos, sus empleados o sus agentes nieguen a cualquier persona, o comuniquen la intención de negar, los servicios, ventajas, instalaciones o privilegios de un alojamiento público directa o indirectamente debido a su género real o percibido, incluyendo ser o ser percibido como transgénero, no binario o no conforme con el género. En pocas palabras, es ilegal negar a cualquier persona el disfrute pleno e igualitario de un alojamiento público debido a su género.

Vivienda: Es ilegal negarse a vender, alquilar o arrendar una vivienda a alguien debido a su género real o percibido, incluyendo el hecho de ser o ser percibido como transgénero, no binario o no conforme con el género. Es ilegal negar a cualquier persona el disfrute pleno y en igualdad de condiciones de una vivienda debido a su género.

ley de igualdad 2021

Los debates sobre los derechos LGBT en las Naciones Unidas han incluido resoluciones y declaraciones conjuntas en la Asamblea General de las Naciones Unidas y en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), la atención a los mecanismos de derechos humanos dirigidos por expertos (como los Órganos de Tratados de las Naciones Unidas y los Procedimientos Especiales), así como por las Agencias de la ONU.

Desde su fundación en 1945, los órganos políticos de las Naciones Unidas no habían debatido sobre los derechos LGBT (en relación con la igualdad independientemente de la orientación sexual o la identidad de género) hasta 1994, mediante la resolución favorable del caso Toonen contra Australia por parte del Comité de Derechos Humanos de la ONU, que dictaminó que el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece que las leyes contra la homosexualidad son una violación de los derechos humanos. Posteriormente, en septiembre de 1995, la orientación sexual se convirtió en un tema de debate en las negociaciones sobre el borrador de la Plataforma de Acción de Beijing de 1995[1][2][3][4] en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer. Aunque el lenguaje propuesto sobre la «orientación sexual» fue finalmente eliminado del texto, fue la primera vez que los gobiernos adoptaron una postura pública y explícita a favor o en contra de la inclusión y el reconocimiento de la orientación sexual como parte del derecho de las mujeres a controlar su sexualidad. Además, en esa conferencia Beverley Palesa Ditsie se convirtió en la primera persona abiertamente lesbiana que se dirigió a las Naciones Unidas en relación con las cuestiones LGBT, pidiendo que los Estados adoptaran resoluciones que reconocieran la diversidad sexual.

LEER  Imagen de amor sexuales

hechos de la ley de igualdad

La libertad y la igualdad son valores estadounidenses fundamentales. Pero hoy en día, millones de estadounidenses carecen de protecciones básicas contra la discriminación sólo por ser quienes son o a quienes aman. El presidente Biden cree que todos los estadounidenses deben poder vivir libremente, abiertamente y con seguridad. Por eso sigue pidiendo al Senado que apruebe rápidamente la Ley de Igualdad, una legislación que proporcionará protecciones federales de los derechos civiles a los estadounidenses LGBTQ+ y a sus familias, y que reforzará algunas leyes clave de derechos civiles para las personas de color, las mujeres, las personas con discapacidades y las personas de fe.

A pesar de los progresos realizados en nuestro país hacia la plena igualdad, los estadounidenses del colectivo LGBTQ+ siguen careciendo de protecciones plenas contra la discriminación en 29 estados. A falta de una ley federal contra la discriminación, más de la mitad de los estados de EE.UU. carecen de leyes que prohíban la discriminación de las personas y familias LGBTQ+. La falta de protecciones federales contra la discriminación para las personas LGBTQ+ significa que a millones de estadounidenses se les puede negar la vivienda, la educación, el crédito y mucho más, sólo por ser quienes son o a quienes aman. La Ley de Igualdad proporcionará la tan esperada protección de los derechos civiles en función de la orientación sexual y la identidad de género, garantizando que los estadounidenses LGBTQ+ tengan por fin la misma protección ante la ley. La Ley de Igualdad modifica la Ley de Derechos Civiles de 1964 para proporcionar protecciones explícitas contra la discriminación por motivos de sexo, orientación sexual e identidad de género. El proyecto de ley se basa en la sentencia del Tribunal Supremo en el caso Bostock contra el condado de Clayton, al explicitar que las protecciones contra la discriminación de las personas LGBTQ+ en el ámbito laboral se aplican a otros ámbitos de la vida.

LEER  Preferencia de genero

ley de igualdad 2010

Sección 1.    Política.    Todas las personas deben ser tratadas con respeto y dignidad y deben poder vivir sin miedo, sin importar quiénes sean o a quiénes amen.    Los niños deben poder aprender sin preocuparse por si se les niega el acceso al baño, a los vestuarios o a los deportes escolares.    Los adultos deben poder ganarse la vida y ejercer una profesión sabiendo que no serán despedidos, degradados o maltratados por la persona con la que van a casa o porque su forma de vestir no se ajusta a los estereotipos basados en el sexo.    Las personas deben poder acceder a la asistencia sanitaria y asegurarse un techo sin ser objeto de discriminación por razón de sexo.    Todas las personas deben recibir el mismo trato ante la ley, independientemente de su identidad de género u orientación sexual.

Estos principios se reflejan en la Constitución, que promete la igualdad de protección de las leyes.    Estos principios también están consagrados en las leyes antidiscriminatorias de nuestro país, entre ellas el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, en su versión modificada (42 U.S.C. 2000e y siguientes).    En el caso Bostock contra el condado de Clayton, 590 U.S. ___ (2020), el Tribunal Supremo sostuvo que la prohibición del Título VII de la discriminación «por … sexo» abarca la discriminación por motivos de identidad de género y orientación sexual.    Según el razonamiento de Bostock, las leyes que prohíben la discriminación por razón de sexo -incluido el Título IX de las Enmiendas Educativas de 1972, en su versión modificada (20 U.S.C. 1681 y siguientes), la Ley de Vivienda Justa, en su versión modificada (42 U.S.C. 3601 y siguientes), y el artículo 412 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, en su versión modificada (8 U.S.C. 1522), junto con sus respectivos reglamentos de aplicación- prohíben la discriminación por identidad de género u orientación sexual, siempre que las leyes no contengan indicaciones suficientes en sentido contrario.

LEER  ¿cuántos tipos de diversidad de género hay?

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos