¿qué es la equidad de género y para qué sirve?

Ejemplos de igualdad de género

La igualdad de género para el desarrollo es un tema central del trabajo de i2i y atraviesa todas las áreas temáticas. Identificamos dos áreas de crecimiento para la actual agenda analítica de género de i2i: diseñar y probar estrategias de género en áreas donde se han identificado limitaciones específicas de género; y construir la evidencia sobre las fallas de mercado específicas de género en áreas subatendidas de la práctica de evaluación de impacto. La cobertura temática del programa de género de la i2i pretende cubrir las lagunas en cuatro áreas identificadas en el Informe sobre el Desarrollo Mundial de 2012, «Igualdad de género y desarrollo»: (i) capital humano, (ii) productividad económica, (iii) acceso a la financiación, y (iv) empoderamiento. En general, más de la mitad de la cartera actual de i2i está planificando un análisis desglosado por género, mientras que el 19% de las IE apoyadas por i2i están probando intervenciones adaptadas para abordar cuestiones de género.

La i2i apoya evaluaciones rigurosas de acciones políticas que buscan relajar las limitaciones del lado de la oferta (por ejemplo, mejorar la prestación de servicios de agua potable, saneamiento y atención materna), así como las limitaciones institucionales y de mercado (por ejemplo, reducir las diferencias sistemáticas en los ingresos). En las áreas de investigación de la IE desatendidas, el programa i2i hace hincapié en documentar las limitaciones de género en el contexto de las inversiones en infraestructuras y la gobernanza, con especial atención al transporte, la participación electoral y la participación de las mujeres en el mercado laboral en entornos de VFC.      La agenda de investigación evoluciona con la cartera de i2i, alimentando el aprendizaje iterativo. i2i hace operativa esta visión proporcionando asistencia técnica y financiera a los responsables políticos para identificar las cuestiones de género relevantes, diseñando acciones políticas apropiadas y probando su impacto para motivar la ampliación, la reducción y, nuevas pruebas.

LEER  Porque la iglesia no acepta la homosexualidad

Diferencia entre igualdad de género y equidad de género con ejemplos

Como profesor de primaria, puede pensar que sus alumnos son demasiado jóvenes para hablar de género. Pero, ¿sabía que niños de tan sólo cuatro años ya expresan creencias discriminatorias basadas en el género? Cuanto antes podamos dotar a los niños de la creencia de que todas las identidades de género (incluida la suya) merecen respeto, mejor preparados estarán todos los alumnos para el éxito.

Aquí discutiremos qué es la igualdad de género, en qué se diferencia de la equidad de género, y por qué tanto la equidad como la igualdad de género deben tener un lugar en su plan de estudios. A continuación, aprenderemos a hacer de tu aula un lugar seguro y acogedor para todos los alumnos.

En primer lugar, expliquemos qué entendemos por género. El género se define aquí como la identidad social de un estudiante como masculino, femenino o no binario -este último se refiere a los estudiantes que se identifican como un género distinto al «masculino» o «femenino». La definición de género también incluye a los estudiantes transgénero, que se identifican como un género diferente de su sexo biológico.

Puntos de debate sobre la igualdad de género

La ambición de aumentar la igualdad de género en la sociedad es una ambición de dar a todas las personas la oportunidad de dar forma a sus propias vidas sin estar limitadas por los estereotipos de género. El objetivo general de la política de igualdad de género es que las mujeres y los hombres tengan el mismo poder para configurar la sociedad y sus propias vidas.

LEER  Estereotipos sexuales ejemplos

La igualdad de género no es una simple cuestión de lograr una distribución equitativa de los géneros en diversos contextos; también se refiere a las actitudes, normas, valores e ideales que afectan a la vida de las mujeres y los hombres en los numerosos ámbitos de la sociedad. Por tanto, el trabajo para mejorar la igualdad de género se lleva a cabo con dos enfoques diferentes, uno de los cuales nos ayuda a crear una imagen clara de las diferentes situaciones y condiciones utilizando factores medibles, mientras que el otro problematiza y examina qué normas y valores generan las cifras reportadas.

Ni las mujeres ni los hombres constituyen grupos homogéneos. Las oportunidades de las personas en la vida también se ven afectadas por los grupos socioeconómicos a los que pertenecen, el lugar del país en el que viven, su etnia, edad, orientación sexual, capacidad y otros factores. Por ello, una tarea importante en el trabajo sobre la igualdad de género es considerar cómo todas estas categorías interactúan y se influyen mutuamente. Sólo entonces es posible comprender cómo las diversas causas de la desigualdad y la discriminación pueden dar lugar a condiciones diferentes para los grupos o los individuos, una comprensión que es necesaria para diseñar intervenciones adecuadas.

Ensayo sobre la igualdad de género

En 1979, la Asamblea General adoptó la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), que a menudo se describe como una Carta Internacional de Derechos para la Mujer. En sus 30 artículos, la Convención define explícitamente la discriminación contra la mujer y establece un programa de acción nacional para acabar con dicha discriminación. La Convención se centra en la cultura y la tradición como fuerzas influyentes que configuran los roles de género y las relaciones familiares, y es el primer tratado de derechos humanos que afirma los derechos reproductivos de las mujeres.

LEER  Retorno a brideshead homosexualidad

Cinco años después de la conferencia de Ciudad de México, en 1980 se celebró en Copenhague la Segunda Conferencia Mundial sobre la Mujer. El Programa de Acción resultante pedía medidas nacionales más firmes para garantizar la propiedad y el control de las mujeres, así como mejoras en los derechos de las mujeres con respecto a la herencia, la custodia de los hijos y la pérdida de la nacionalidad.

La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Pekín en 1995, fue un paso más allá que la Conferencia de Nairobi. La Declaración y la Plataforma de Acción de Pekín afirmaron los derechos de la mujer como derechos humanos y se comprometieron a emprender acciones específicas para garantizar el respeto de esos derechos.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos