¿qué es la igualdad de género en los niños?

Igualdad de género

La economía mundial saldría ganando. Según un estudio publicado por la Organización Internacional del Trabajo, si se redujera la desigualdad entre hombres y mujeres en el mercado laboral, aumentaría la tasa de empleo y, en consecuencia, el PIB mundial.

La salud es otro ámbito que se beneficiaría de acabar con la desigualdad de género. Según un estudio que analiza datos de 219 países, la mejora del acceso a la educación de niñas y mujeres reduciría la mortalidad infantil.

El medio ambiente también tendría motivos para estar agradecido si la humanidad ofreciera las mismas oportunidades a todos. El proyecto Drawdown, que trazó 100 estrategias para reducir el cambio climático y sus efectos, ha clasificado la educación de las niñas como la sexta forma más eficiente de reducir la contaminación por carbono para 2050, con un retorno de la inversión «incalculable».

Las Naciones Unidas, al esbozar sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, enumeran la igualdad de género como el quinto de los 17 objetivos que deben alcanzarse para 2030, con recomendaciones de políticas públicas para avanzar en la agenda a gran escala. Pero las acciones individuales tienen un enorme potencial de cambio.

La importancia de la igualdad de género

«Si mi comunidad tuviera igualdad de género», dice Sonu, de 16 años, «se transformaría». Sin nuestra ayuda, las cinco hermanas mayores de Sonu se vieron obligadas a dejar la escuela y casarse jóvenes, y ella espera mucho más.

LEER  Violencia de genero lgbt

Todos los niños y niñas merecen las mismas oportunidades de sobrevivir y prosperar. Como principal experto en infancia, Save the Children lleva más de 100 años defendiendo la igualdad de derechos para todos los niños; de hecho, inventamos el concepto. Hoy en día, somos los principales defensores de los derechos humanos de los 2.200 millones de niñas y niños del mundo.

Sin embargo, la discriminación de género, que comienza en la infancia, sigue robando a los niños su niñez y limitando sus oportunidades, afectando desproporcionadamente a las niñas del mundo. Las niñas tienen muchas más probabilidades de que se les nieguen sus derechos, de que se les impida ir a la escuela, de que se les obligue a casarse y de que se les someta a la violencia; su voz se infravalora, si es que se escucha. Este ataque a la infancia también priva a las naciones de la energía y el talento que necesitan para progresar.

La igualdad de género es un derecho humano fundamental y ese derecho se ve violado por la discriminación de género. La disparidad de género comienza en la infancia y ahora mismo está limitando el potencial de los niños de todo el mundo a lo largo de toda su vida, afectando de forma desproporcionada a las niñas.

Desigualdad de género en la educación

Invertir en la educación de las niñas transforma las comunidades, los países y el mundo entero. Las niñas que reciben una educación tienen menos probabilidades de casarse jóvenes y más probabilidades de llevar una vida sana y productiva. Obtienen mayores ingresos, participan en las decisiones que más les afectan y construyen un mejor futuro para ellas y sus familias.

LEER  Que significa ser activo sexualmente

La educación de las niñas fortalece las economías y reduce la desigualdad. Contribuye a crear sociedades más estables y resistentes que dan a todas las personas -incluidos los niños y los hombres- la oportunidad de desarrollar su potencial.

Pero la educación de las niñas es algo más que el acceso a la escuela. También se trata de que las niñas se sientan seguras en las aulas y reciban apoyo en las asignaturas y carreras que elijan, incluidas aquellas en las que suelen estar infrarrepresentadas.

En todo el mundo hay 129 millones de niñas sin escolarizar, de las cuales 32 millones están en edad de cursar la enseñanza primaria, 30 millones en edad de cursar el primer ciclo de secundaria y 67 millones en edad de cursar el segundo ciclo de secundaria. En los países afectados por conflictos, las niñas tienen más del doble de probabilidades de estar sin escolarizar que las que viven en países no afectados.

Estadísticas sobre la desigualdad de género

El género se refiere a los roles, comportamientos, actividades y atributos construidos socialmente que una sociedad determinada en un momento y lugar determinados considera apropiados para hombres y mujeres, y niños y niñas, y las relaciones entre ellos.

Si bien existen diferencias biológicas muy marcadas entre niños y niñas y éstas pueden crear necesidades y capacidades diferentes para cada uno, estas diferencias no conducen ni justifican por sí mismas una situación social o unos derechos desiguales. Los distintos roles y comportamientos que se definen para niños y niñas, y para hombres y mujeres en una sociedad pueden dar lugar a desigualdades de género, es decir, a diferencias entre hombres y mujeres que favorecen sistemáticamente a un grupo.

El género puede ser un determinante clave de quién hace qué, quién tiene qué, quién decide, quién tiene poder e incluso quién recibe o no educación. En muchas sociedades, se considera que los niños son los que deben recibir educación, mientras que las niñas no.

LEER  Causas de la bisexualidad

UNICEF afirma que la igualdad de género significa que las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños, disfrutan de los mismos derechos, recursos, oportunidades y protecciones. La desigualdad de género surge cuando en una sociedad se considera que un grupo tiene más derechos que el otro.    Declaraciones internacionales como la CEDAW promueven y defienden los derechos de las mujeres, por lo que hoy en día se promueve la igualdad de género como condición fundamental para el pleno disfrute de los derechos humanos por parte de mujeres y hombres. Este derecho se reconoce como una condición para el crecimiento y el desarrollo y las organizaciones mundiales promueven la igualdad de género en su trabajo.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos